martes, 23 de noviembre de 2010

Aproximaciones a los por qué de un enorme fracaso llamado "Grupo A"

- El dato más importante. Según lo dispuesto por nuestra CN, que establece el régimen presidencialista de gobierno, para ser mayoría en el Congreso nacional, si se pertenece a un partido político distinto al del titular del Poder Ejecutivo, no basta contar con uno o un par de legisladores más de los que tienen los bloques oficialistas: Hace falta tener los dos tercios de las bancas. El presidente participa del proceso legislativo, puede presentar proyectos de ley, y también los promulga o veta, según considere, sin límite alguno. Es otras palabras, si una bancada opositora quiere avanzar en iniciativas sin tener el acuerdo del presidente para con ninguna de ellas, deberá procurarse el concurso de 172 diputados y 48 senadores. El 03/12/2009, el Grupo A se constituyó con 144 diputados; y el 03/03/2010 avanzó en la Cámara alta armado de 37 senadores. En ambos casos, muy lejos del requisito constitucional que les habría hecho falta para operar como intentaron hacerlo durante todo 2010.

- En relación al anterior, falta agregar que esos 144 diputados y 37 senadores no es que pertenecen a "una" agrupación alternativa al Frente Para la Victoria. En diputados, por caso, esa cantidad de legisladores se distribuye entre alrededor de treinta "partidos" distintos, lo cual casi siempre hizo imposible elaborar una estrategia común. A todo esto, dentro de esa rara y muy variada amalgama conviven buena cantidad de dirigentes que compiten por lo mismo de cara a 2011 (Solá, Solanas, Carrió; Adrian Pérez, Michetti, Lozano; Reuteman, Giustiniani; Verna, Marino; Juez, Mestre). En la política, como en el fútbol, es mejor la suma de indios que de caciques. Esto es lo que ocurrió durante 2010: Una oposición artificialmente aunada (al sólo efecto de torpedearle la gestión a la Presidenta CFK), llena de divismos e internas, sin liderazgo (salvo cuando Carrió humilla y extorsiona públicamente a sus colegas) ni horizonte propositivo alternativo (ni común) al del FPV, que, por el contrario, se galvanizó internamente, es disciplinado a la conducción de CFK que administra Rossi, está cohesionado y pivotea alrededor de todo eso y de un proyecto de país que es claro, contundente y está en marcha.

- Incapacidad. Para muestra, un botón. En un marco de diversidad interna enorme, la conducción opositora del Senado cantó tener justamente el único número que no podía ni debía mencionar: 37. Ese es el número maldito. Es hasta preferible decir que se tiene menos, cualquier número entre 72 menos ese, aún cuando 37 significa quórum y mayoría absoluta. Diciendo 37 cualquiera está en aptitud de pedir algo a cambio de seguir en la coalición a la que no lo ata mucho. Eso hizo Menem, que será una rata pero es más vivo que todos sus compañeros juntos: Condicionó su apoyo a cambio de posiciones privilegiadas en las comisiones. Para “la” oposición, era un verdadero brete mostrarse gentil con Menem, nada menos, pero de lo contrario se quedaba si su apoyo. Verna y Latorre fueron otros que facturaron de lo lindo con ese error histórico. Error no forzado.

- Hay, sobre esto, mucho para legislar. No puede seguir sucediendo que una lista de diputados se presenta a elecciones con un nombre y una plataforma, y que luego los elegidos se dispersen en distintos bloques, minibloques y monobloques que poco tienen qué ver con lo ofertado a los electores. No hay más testimonial que eso: ¿Qué fue del ACyS y Unión PRO, los famosos tres tercios en qué se dividió el electorado en 2009? ¿Por qué la segunda candidata de Sabbatella en PBA forma parte del bloque de Pino Solanas? Es muy laxa la reglamentación, favorable al armado de verdaderos kioscos que poco anclaje con el verdadero juego político y las disputas que realmente existen. Y eso dificulta la labor parlamentaria. Y sin entrar a hablar de la enorme cantidad de legisladores que le fueron robados, cooptados u operados al oficialismo (16 diputados y 8 senadores), maniobra sin la cual este post ni siquiera habría existido.

- Las comisiones fueron, atento lo dicho hasta aquí, ilógicamente repartidas. La facilidad con la cual muchos proyectos opositores obtuvieron dictámenes habilitantes para el debate hablaría de proporciones que proyectadas al pleno de las cámaras se revelaban inexistentes. ¿Cómo se explica que el oficialismo no podía frenar en comisiones la elaboración de dictámenes por parte de la oposición, pero luego sí le era muy fácil hacer fracasar las sesiones plenarias, mediante el tan simple como válido recurso de no dar quórum en los debates que no le interesaban? Se debió, sencillamente, a que la distribución de sillas (y cajas, y contratos) de las comisiones de labor no reflejan los reales niveles de representación política existentes.

- Sobre representado, el Grupo A jamás le permitió al FPV meter un sólo bocado en ninguno de los proyectos que se discutían. Pero luego le exigía (como siempre hacen todo: a los gritos, en forma histérica y frente a las cámaras de TN) al oficialismo que le prestara quórum cuando se daba cuenta que le era imposible procurárselo por sí mismo. Casi como si fuese obligatorio dar quórum, e inmoral y antiético retacearlo. Pocas mentiras más grandes se han oído últimamente: El quórum es una herramienta perfectamente válida. Si a una agrupación política no se le permite aportar a la iniciativa, no tiene por qué ayudar a sus rivales a obtener el número mínimo de legisladores que habilitan el inicio de la sesión. Dicho de otro modo, si el Grupo A no quería permitir al oficialismo aportar a la elaboración de la agenda, debió haberse preocupado por tener el número para proceder de tal modo. No vale quejarse porque el FPV procedía de igual modo antes del recambio de diciembre de 2009: Es el partido de gobierno, y, además, para cada proyecto que llevó a debate se sirvió de quórum solito, solito, sin necesitar de la ayuda de nadie. Y aún con eso, la cantidad de iniciativas promovidas por Cristina Fernández desde el inicio de su mandato que fueron convertidas en ley "sin -como gusta decir la derecha- tocarle una sola coma”, es, le duela a quien le duela, cero.

- La agenda elegida por “la” oposición para 2010, dicho en criollo, no enamora. Ni siquiera el mal llamado “82% móvil” (que en realidad era el proyecto de ley para hacer quebrar el estado y el sistema previsional a los fines de promover el retorno del sistema de capitalización individual) concitó acompañamiento callejero, ni mayor presión que la de los conductores de TN, editorialistas de Clarín y el planteo foquista de la CTA de De Gennaro y Micheli en alianza con el progresismo sindical liderado por el esposo de la presidenta de la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados. ¿Esperaban, acaso, movilizaciones en pos de la sanción de la reforma de la reglamentaria de los DNU y el Consejo de la Magistratura -muy poco necesarias, por otro lado-? En cada dictamen había aportes de varias de las diferentes bancadas, lo que hacía de los proyectos verdaderos menjunjes, cambalachescos, incoherentes e ilógicos. Así y todo, aún con temas de bajo interés, jamás pudieron –los opositores- unirse en torno a ellos y ser todo lo exitosos y avasallantes que pretendían. De yapa, se les notó demasiado el sesgo derechoso y obstruccionista de que tiñeron a todas y cada una de las propuestas que impulsaron: ¿Resultado? Una sola ley “molesta” para el Gobierno, la del “82%”, que, vetada al toque (”en tiempo récord”, dijo Clarín aquella vez, como si hubiera que esperar reglamentariamente algún plazo para hacerlo), con cero de costo político. Nadie saltó por ello. Era de esperarse, nadie se la creyó esa paparruchada insincera.

- En los “países serios” de Europa (otra etiqueta que le encanta agitar al conservadurismo) el porcentaje de leyes que se aprueban a propuesta de los jefes de gobierno supera por lejos el 75%, según mociona Gianfranco Pasquino en el excelente “Los poderes de los jefes de gobierno”, de lectura obligatoria según la opinión de quien esto escribe (Alemania 76%, España 92%, Francia 81%, Gran Bretaña 94%, Irlanda 98%, Suecia 96%, Pág. 68). Acá, cuando ocurrió eso (de 2005 a 2009), se vilipendió al Congreso, se lo calificó de escribanía. La realidad es que es desde la renovación de 2009 que el funcionamiento del Congreso ha dejado que desear, y eso se debe a que se lo ha intentado hacer andar a contramano de nuestro sistema constitucional. Si en Europa, en casi unanimidad de sistemas parlamentarios de gobierno, la actividad legislativa es promovida casi en su totalidad por el responsable de la administración y el programa electoral, mucho más debería serlo en un sistema como el Argentino, de corte, reiteramos, netamente presidencialista (Sigue…).

- (…) Dentro del Grupo A conviven Proyecto Sur, que sostiene la importancia y necesidad de las retenciones para el sistema económico, y también, por ejemplo, Alfonso Prat Gay, quien prometió eliminarlas en la campaña previa a 2009 (aunque luego elaboró un proyecto de presupuesto nacional para 2011 -lo cual es inconstitucional, sólo el Poder Ejecutivo tiene la potestad de presentar esa ley- previéndolas, él también, en 35% -cosa que se olvidó de decirle a su jefa, Carrió, que anda por todos lados cacareando con que el proyecto del cristinismo es invotable, entre otras cosas, por no bajar los derechos de exportación al 27%, porcentaje en el que deberían estar, según su particular lectura-). He allí el justificativo más claro de por qué las iniciativas legislativas deben nacer, principalmente, en el Ejecutivo: En cantidad y –sobre todo- en determinados temas.

- Panorama: Las tendencias enunciadas en este texto, de cara a la poca actividad que cabe esperar en el Congreso de cara a 2011 (siempre ocurre eso en años electorales, en 2011 más, pues habrá, además de las generales de octubre, las internas de agosto), tenderán a empeorar para “la” oposición, y a mejorar para el oficialismo. Las disputas internas que atraviesan al Grupo A, ya apuntadas, tenderán a profundizarse a medida que se acerquen los comicios y deban resolverse las candidaturas. Es el problema de unir lo que naturalmente debiera estar desunido. En el peronismo peronista, en cambio, se acentúa y acelera el proceso de aceptación del liderazgo de la Presidenta y jefa del PJ, Cristina. Una gran cantidad de dirigentes (de los cuales Carlos Reutemann es solamente el -por ahora- último ejemplo) han anunciado ya su apoyo a la primera mandataria, luego de que la muerte de Néstor Kirchner confirmara la tendencia, que ya se venía anunciando desde hace meses, el ascenso irrefrenable de CFK en todas las encuestas.

jueves, 18 de noviembre de 2010

El 20 de diciembre de 2001 de la antipolítica

La operación montada por Elisa Carrió, ayudada por, o mejor dicho, a pedido de las corporaciones del establishment, que conspiran agrupadas en AEA bajo la conducción del CEO clarinista Héctor Magnetto, tuvo el final que desde el comienzo mereció, atento que siempre estuvo claro que se trataba de una mentira trocada escándalo para quitarle al Gobierno la herramienta presupuestaria (que estaba por conseguir) y mostrarlo débil y desorganizado tras la muerte de Néstor, pues “se habría lanzado a coimear diputados” en forma poco inteligente.

Con todo, ese cachetazo de Camaño a Kunkel, festejado/justificado por la misma gente que se dice partidaria del diálogo y los consensos amplios, los buenos modales, la necesidad de bajar la crispación y que estuvo durante más de un año echando espuma por la boca por la piña que D’Elía le pegó al colaborador de un funcionario de la última dictadura que lo había insultado más de una cuadra la noche del cacerolazo golpista armado por la derecha mediática, bien puede significar el 20 de diciembre de 2001 de la antipolítica, o al menos el inicio de ello.

Que para armar la fantochada hayan elegido a Carrió, Bullrich, Morán (en un país serio, como le gusta decir a la derecha, este tipo sólo ascensorista podría ser en un Congreso), Hotton y Camaño, no es casual. Son, todos ellos, dirigentes que no tienen partido ni funcionarios con responsabilidades de gobernar a los que responder, por tanto pueden jugar a casi hacer volar por los aires el sistema político, pues podrán dormir tranquilos, mañana nadie los llamará para reclamarle porque le han empantanado la gestión (por eso Fabiana Ríos abandonó la CC).

El fracaso de la opereta -que no es que terminó en escándalo, siempre lo fue- revela el agotamiento del modo Carrió de hacer política, la antipolítica: Personalista, destruyendo poder cuando debería ser al revés, atenta más a apariciones mediáticas y encuestas (con esto quiso levantar el 4% promedio que tiene de intención de voto en cualquiera de ellas), no disciplinada a orgánicas partidarias, desconocedora de lo que es la responsabilidad que implica gestionar, carente de todo sentido del armado y la negociación política normal. Enhorabuena.

A juicio del firmante, el presente es, quizás, el más propicio momento desde la caída de la Alianza para establecer un pacto entre los sectores políticos organizados, a los fines limitar la influencia de aquellos que no son más que monoemprendimientos, partidos vecinales, agrupaciones estudiantiles. No para la cantinela de “armar políticas de estado que duren dos mil años”, sino para restablecer las reglas de juego y los códigos que tan bien manejaba el injustamente denostado Jaroslavsky, cuando la cosa la manejaban tipos como la gente.

Y son tres los factores que confluyen para que así sea: La ruptura del que tal vez era el último código que quedaba en pie (el presupuesto se aprueba) y la toma de conciencia de la gravedad que esto implica por las venganzas que a futuro podrían venir; el resurgimiento de la UCR como organización tras la muerte de Alfonsín; y, por último, la reconfiguración del peronismo peronista, que se abroquela ya indubitablemente y sin pausas ni cuestionamientos en torno a y detrás de de la figura de la compañera Presidenta CFK, luego de la muerte de Néstor Kirchner.

Ya ha hablado este comentarista de las similitudes entre Alfonsín y Kirchner. No es casualidad que las muertes de ambos hayan puesto en vereda a correligionarios y compañeros de cuanto hay de rescatable en sus figuras, dos militantes que le pusieron el cuerpo -la vida literalmente- a la política bien entendida, la rosquera. Si esto finalmente ocurre, habremos de ver el definitivo resurgimiento de los partidos que podrán volver a dar la pelea por qué se los reconozca como únicos habilitados para fungir de intérpretes de la democracia y de las mayorías populares.

Aquella vez fue un helicóptero, esta vez un trompazo. Se trata de dos postales diferentes pero similares. Representan, ambas, finales de ciclo. Lo de Camaño recuerda a esos partidos de fútbol en los cuales el que va perdiendo, por impotencia, sacude al rival con una murra descalificadora. Y eso se da cuando ese que pega forma parte de un equipo que va perdiendo feo. Esa es la moraleja del cuento: Están perdiendo, y feo. No vayan a decir que no les avisamos que iban a terminar así.

P.D.: ¿Qué le queda a Carrió por mostrar, ahora que se le cayó el discurso de la moral atento que, como hemos visto, se trata de una mentirosa, y los mentirosos no son ni morales ni éticos ni cívicos ni republicanos? Finales de ciclo que le dicen.

martes, 16 de noviembre de 2010

Cuando de desgastar se trata, apele al irresponsable

Fue para presentar el hecho de la no aprobación del presupuesto como una derrota del cristinismo que Clarín armó con Carrió la opereta del miércoles pasado. El “amenazado” periodista Alfredo Leuco confirma, hoy, que ya hasta Poliarquía advierte que CFK viene arrasando en cuanta encuesta se realiza. Clarín desespera ante eso, y para desesperación, histeria y actuación, nada mejor que acudir a Carrió, quien no tiene nada para perder.

Súmese a ello, además -y esto también lo reconoce Leuco-, la líder única e indiscutida del peronismo ha retomado su agenda a pleno, ejerce su mando a fondo y el peronismo con algún peso se le está alineando por detrás sin chistido alguno (en el otro extremo, un payaso como el salteño Romero va a tener que recurrir al
cavernícola de Alfredo Olmedo en su provincia para intentar retomar algo del poder perdido). En resumidas, a CFK parecen no entrarle las balas.

A consecuencia de lo dicho en los dos primeros párrafos surge la imperiosa necesidad para el establishment de mostrar caos en el Gobierno tras la muerte de Néstor, al que le han otorgado el grado post mortem de estadista. Y no paran de salirles los tiros por la culata a los GGEE, otro ejemplo de esto es que el Club de Paris accedió al pedido argentino de negociar sin el FMI de por medio, pretensión que hubo de ser calificada de irrealizable por el monopolio.

Y hay la necesidad de embarrar también, obviamente. Tiene que quedar claro: No hubo coimas, no hubo aprietes, no hubo presiones. Hubo, sí, lo que corresponde: Ofrecimiento de negociación política. No hay prueba alguna, y sí contradicciones varias, pero acá poco importa eso, los periodistas hacen oídos sordos porque la orden de instalar mierda es clara y puede contra todo (Nelson Castro es uno de los ejemplos más claros,
por esto y por esto otro).

El miedo puede con políticos invadidos por el miedo al recuerdo Pontaquarto. Aquello fue, aparte de denunciado y sustentado, dinero que se derivó a bolsillos personales de legisladores. Esto sería intercambio de favores políticos: Le pese a quien le pese, si alguien llamó a Hotton para ofrecerle apoyo a sus proyectos a cambio de que apruebe el presupuesto, no es corrupción. Y punto. Así funciona la política, no acá, en el mundo.

El sitio La Política On Line publicó un excelente artículo, de esos que son para recortar y guardar, donde expresan – y muy bien- lo siguiente: “Sentado ese precedente el peronismo podría intentar hacerle lo mismo en sus distritos a todos los intendentes y gobernadores opositores (…) Se rompería así uno de los pocos códigos que quedan en la política (…)”. No podría ser más exacta la descripción.

Que la operación montada repose en Carrió no es casualidad. La CC no tiene intendentes, gobernadores. Ni siquiera es un partido político. Carrió no le deberá explicaciones más que a ella misma. A su déficit de construcción política e intención de voto Carrió solamente puede suplirlo vía fatigar cuanto micrófono y cámara de TV haya en pie, y para eso nada mejor que el único medio extendido a lo largo y a lo ancho del país. Se unen las necesidades, y jack pot.

Es todo tan burdo, que el supuesto argumento por el cual “la” oposición se niega a respetar la tradición histórica -esto es, la plata que va a sobrar-, se cae una vez que se advierte que más sobrará si se prorroga el presupuesto 2010. Acá se trata de empantanar el acuerdo que estaba al caer en función de horadar aunque sea un poco a un Gobierno cada día más fuerte y exitoso, de cuyo triunfo en primera ronda del ’11 hoy nadie duda.

No hay otra forma de entender que la cuestión se haya dirigido a la Comisión de Asuntos Constitucionales y no a estrados judiciales como manda el artículo 177 del Código Procesal Penal: Harán, como en el caso Sadous y el SMS nunca visto de Rached, un drama televisado por TN con carteles rojos, habrá cero pruebas como siempre, pero el objetivo de asimilar esto al episodio de la Alianza –cuando no tiene ni punto de comparación-, estará satisfecho.

Mostrar al Gobierno enchastrado, débil y desorganizado, y el resto es puro cuento. Del mismo modo, un editor clarinista, Ricardo Roa (un tipo básico, primario, chato, que de política entiende cero),
dijo que nunca con Néstor vivo Aníbal hubiera dicho que “Kirchner no se entrometía en temas de gobierno ni yo le hubiera permitido que lo hiciera”. Malas noticias para Roa, el JGM ya le había dicho lo mismo a Lanata, en este video de 2009 -Kirchner vivía-, a los 4:50 minutos.

No obstante lo asqueroso del asunto, porque se trata de jugar con la gobernabilidad, y ya no sólo del Gobierno nacional, puede preverse que no haya efecto dominó atento la actitud que se le vio tomar a Cristina en la cadena nacional, en la que se la vio más firme, pero también más serena que nunca. Torero y no toro, lo más probable es que baje la orden de que no haya venganzas en las provincias, lo que podría provocar verdaderos caos administrativos.

Da vergüenza como se dejan humillar los legisladores por los nadie de la patria mediática, que hacen cada día más acertada la definición de Boudou (al que tergiversaron en sus dichos sobre inflación) de que son como los que limpiaban las cámaras de gas del nazismo. Que le duela a quien le tiene que doler, no hay derecho de tratar así a persona alguna, sea o no legislador, máxime cuando no se hace, el interrogatorio (eso no es reportaje), en base a nada certero.

El 2010 ha sido, por lejos, el peor de la historia legislativa de este país, gracias a que se pretendió hacer del parlamento un órgano de coadministración, en vez de lo que debiera ser, un lugar de control del Poder Ejecutivo. Y eso es culpa exclusiva del Grupo A, por formarse como se formó, entre agua y aceite, pero sobre todo, por haber aceptado el papel que les otorgó Clarín: Intentar por todos los medios el abandono anticipado del poder de CFK.

El sentido de responsabilidad, de capacidad, y lo más importante de todo, de habilidad política de la compañera Presidenta es enormemente superior al de todos aquellos que fungen de peones de las corporaciones, esto último ya mas visible que nunca, pues no hay otra forma de explicar el que hayan estado tan cerca de prestarse a un suicidio político tan grande como lo es para los jefes locales opositores (de pésima gestión, en su mayoría) quedarse sin presupuesto.

Así y todo, y por más que Carrió apele a toda su perversidad para “sugerirle” a Cristina que “haga duelo, que si no le va a hacer mal”, van a tener que hacer algo más de lo que están haciendo si pretenden frenar el proyecto Cristina 2011. Se les nota mucho, demasiado.

viernes, 12 de noviembre de 2010

La nada que a la vez dice mucho

En el escenario político actual (o sea, el que mira 2011 con el respeto que su cercanía merece), Lole Reutemann, siendo que no es candidato a cargo alguno, es nadie. Del mismo modo, el llamado Peronismo Federal, como agrupación, no existe. Es simplemente un rejunte de personas, sí que todas ellas con alguna relevancia en la historia política reciente del país.

¿Qué cosa pasa en Argentina para que la renuncia de nadie a algo que no existe (esto es, la renuncia de Reutemann al "Peronismo" Federal) provoque el revuelo que ha provocado?

Nada. Lo que pasa es eso, simplemente nada. Pero nada según entienden el término los conglomerados oligopólicos del mercado mediático argentino, es decir, que no haya alguna tragedia que amplificar convenientemente. En una Argentina donde la paz social es regla casi sin excepciones y cuya salud económica es mayoritariamente satisfactoria, no queda sino agarrarse de este tipo de nimiedades para tener noticias.

No es, el de Lole, sino el, por el momento, último de una larga serie de movimientos al interior del peronismo, que exhiben un lento y silencioso, pero, también, inexorable, abroquelamiento de distintos dirigentes detrás de la figura de la Presidenta CFK, cuyo liderazgo del movimiento se va confirmando en los hechos. Podría decirse que hasta casi sin proponérselo (Cristina), movilizado todo por su inmenso caudal de popularidad e intención de voto.

A saber: Carlos Verna decidió que La Pampa votará con nación, brindó un acto en memoria de NK en su provincia y anunció que acompañará al Gobierno en varios temas que quedan por tratar en el Senado; Marcelo Güinle acaba de rechazar presentarse como candidato a gobernador de Chubut como protegido de Das Neves; María José Bongiorno (no es peronista ella, pero sí supo ser aliada, y parece que quiere volver a serlo) se puso a disposición del bloque del FPV en la cámara alta; la tan mencionada reunificación de todo el peronismo cordobés, con Schiaretti, De La Sota y cristinismo adentro; Scioli cada vez se muestra más alineado; hace rato se sumó Roxana Latorre.

El abandono de la mesa de conducción del “Peronismo” Federal por parte de Reutemann, no encuadra estrictamente en el espíritu de los sucesos mencionados en el párrafo anterior, pero algo bueno (para nosotros, los cristinos) se va formando. Dijo, el ex piloto, que en la actual coyuntura prácticamente no hay forma de ir contra la compañera Jefa del peronismo. Algo similar utilizó como argumento Durán Barba para desaconsejar a Macri de su aventura presidencial y recomendarle que vaya por la intendencia porteña bis.

Tiempo atrás,
este teclado arriesgó que la opción de Magnetto por los “disidentes”, se debía a que el programa de los GGEE -que implica ajuste brutal en función de devolver al poder corporativo los lugares que viene perdiendo desde 2003 en el reparto de la torta- conlleva implícito garrotazo limpio, cosa para la cual los “compañeros” son, de lejos, más aptos que los correligionarios (más allá de los cuarenta tipos que se cargó De La Rúa en dos años, cifra récord). El único mérito del ex piloto pasa por haberse dado cuenta de que persistir en esta línea, implicaba un suicidio, liso y llano. Alegrémonos de que esa sea la moraleja.

Reutemann parece, pero no es (boludo). Y parece, también, creemos,
coincidir con lo que sostiene Segundas Lecturas (disculpas por la vanidad de esto) desde conocida la noticia más triste del año, respecto de que, en la discusión política, de aquí en más, sólo queda lugar para discursos propositivos, que vayan a por más y no a por el retroceso de lo andado por NK y CFK en más de siete años de labor.

No importa dónde jugará Lole de cara a 2011, eso es lo de menos. Lo importante acá es que si hay que fijarse en este tipo de cosas, que aunque dicen algo en definitiva son pequeñeces, hay dos datos que justifican ser optimistas: Primero, que la cosa anda, si bien no perfecta, sí bastante satisfactoria, y pide más CFK (de ahí, también, la asquerosa operación que se armó para dejar al Gobierno sin presupuesto). Segundo, y, por ahora, último,
se confirma que el partido va a jugarse en el escenario que más le conviene al cristinismo.

Y de nuestra parte, un grito inconmovible: Cristina 2011.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Coyunturales y presupuestarias

1- Carrió es una desquiciada mental, perversa y mentirosa, pero debe reconocérsele inteligencia y valentía. Sin pruebas de nada, tal su inveterada costumbre, acusó a todo el mundo de haber pactado con el Gobierno la aprobación del presupuesto. Entre sus camaradas/cuasi subordinados del Grupo A siguen pesando, y mucho, los recuerdos de 2001, y la furia que por aquellos días se había desatado en contra de la clase dirigente. A eso apeló Carrió antes, durante y aún después de la sesión en la que se trato el presupuesto, sabiéndose muy probablemente perdidosa. Hay muchos dirigentes que siguen con miedo al que dirán y a los títulos de TN que al unísono de las acusaciones de Carrio se tiñen de rojo. De esta forma, la sesión quedo trunca, y triunfo, en lo que debe ser el ámbito de la discusión política por excelencia, la postura del símbolo máximo de la antipolítica. A propósito: ¿Que fue de las denuncias de Carrió históricamente, por ejemplo las del caso IBM-Banco Nación?

2- Nunca debemos dejar de tener presente la enorme distancia que separa a la probada Banelco de De La Rua y Flamarique, que conllevaba favores personales (para votar una ley que hacia volar por los aires los pocos derechos que por entonces les quedaban a los trabajadores -casi como concesión graciosa-, lo cual fue mucho peor, eso, que la forma espuria en la que se consiguió la aprobación, absolutamente secundario si se lo coteja con el texto) o los tan recordados casos del Senado del “ejemplar Brasil”; de la no probada "Banelco de CFK" (Carrió dixit), que en realidad puede tratarse, a lo mucho, de intercambios absolutamente normales y habituales de favores políticos (te doy quórum en nación si me das en provincia, por caso), que existen y han existido siempre en todos lados del mundo donde se practique política normal. Vale decir que por esos lados no existen cosas como Carrió que dinamitan cualquier posibilidad de construir política, simplemente porque ella debe ser el único caso de un dirigente que prefiere destruir poder antes que construirlo, esencia misma de la no política.

3- Vale la pena reiterar, siempre, que de entre los actuales 257 diputados hay 16 que llegaron al parlamento colgados de la boleta de CFK en 2007, y que luego, por diversos motivos, se borocotizaron, sin recibir por ello la condena y el escarnio públicos que si hubo, y sigue habiendo, para todos aquellos que quieren arrimarse a negociar los mas mínimos ítems con el kirchnerismo. Si esos 16 diputados, a los que hay que agregarles 8 senadores, respetaran el lugar que les ordeno ocupar el pueblo, nada de lo que ocurrió durante todo este año en el Congreso Nacional (la supuesta "parálisis parlamentaria") hubiera ocurrido. Son ellos los culpables, los que traicionan los mandatos populares yéndose a defender bases programáticas absolutamente enfrentadas a aquellas bajo cuya aura se presentaron como ofertas electorales. El FPV debería contar, si las cosas fueran como deben ser, con 103 diputados y 39 senadores.

4- A mediados de este año, se intentaron operaciones similares a las que llevo a cabo Carrio en Diputados durante la sesión por el presupuesto, pero en el Senado. El famoso shopping que invento Felipe Sola, y del cual se colgaron muchos, para disimular los incontables fracasos del Grupo A, que no encontraba como doblegar al FPV en la cámara alta. Emilio Rached, uno de los traidores a la boleta que lo consagro senador en 2007, se acordó, por aquellos días, de denunciar, dos años después, que durante la sesión por la 125 le llegaron SMS’s de parte de funcionarios del Gobierno, "presionándolo" para que vote a favor de la postura oficial. Pasaron meses de aquellos dichos y Rached ni ha presentado la denuncia correspondiente en sede judicial, ni jamás ha tenido a bien mostrar a la ciudadanía el famoso mensajito, cosa que seria muy fácil de probar, por otro lado. Se intento, con aquella opereta, destrabar lo embrollado del Senado. Esto es lo mismo. Si hay pruebas de que hubo ofrecimientos espurios a cambio de facilitar la aprobación del presupuesto 2011, pues a la Justicia, señores. Mas ahora que el Consejo de la Magistratura se ha teñido de color opositor (no independiente, son, los nuevos, decididamente confrontativos con el proyecto cristinista), lo cual debe hacernos suponer que los jueces podrán comenzar a trabajar con libertad, teniendo por cierto que hasta estos días no podían hacerlo.

5- La Coalición Cívica Libertadora, el "Peronismo" de Magnetto y los diputados que juegan a que son de izquierda no bajaron a discutir el presupuesto hasta que el FPV no se hizo por si mismo de quórum. ¿Donde quedo aquello de que había quórum siempre, sin excepción, pues lo contrario implicaba casi el paso previo al ingreso en una dictadura? El mismo día, y varias veces durante el año, el oficialismo resto su presencia a distintas sesiones en ambas cámaras. Lo normal para los que conocen el ABC mínimo del juego parlamentario: El que impulsa un proyecto de ley tiene la obligación de procurarse el quórum, es un requisito previo indicativo de que existe un mínimo de consenso en torno del mismo. Proyecto que no logra quórum no merece ser ley, así de simple y sencillo. No tiene, quien esta en contra de una propuesta, por que razón ayudar a la suerte de la misma, y punto. Esa fue la postura de todo el Grupo A antes de serlo, cuando el oficialismo era mayoría en ambas cámaras, siempre esperaban "detrás de las cortinas" para "bajar". Pero a una estrategia se la denomina "no bajaran hasta que no haya quórum", y a la otra "bloqueo K al senado". Otro caso de distinta vara, dirían en 6, 7, 8.

6- Hay que terminar con el mito de 2010: "La" oposición, no es mayoría en el Congreso. Es mentira eso. Para ser mayoría en el Congreso, si se es de un color político distinto al del Presidente, no basta con tener uno o un par de legisladores más que los bloques del oficialismo de turno: Se requieren los dos tercios de los curules, los que permiten eludir el veto al cual tiene la potestad de acudir, según nuestro texto constitucional (y sin límite ninguno) el Presidente de la Nación (Presidenta hoy). El Grupo A (Resto del Congreso, en la jerga de Segundas Lecturas) no los tiene. Tan es así que las más de las veces ha sudado la gota gorda para lo mínimo, poder empezar a sesionar. Por tanto y por cuanto no puede pretender avanzar como ha querido hacerlo durante todo el año. Debe aceptar que sigue gobernando el país un colegislador al cual no se puede desconocer. Y más, gobierna con bloques que representan, por lejos, primera minoría en ambas cámaras, sin las cuales hablar de consenso es un disparate.

7- Desde 1983 que indefectiblemente se aprueban los presupuestos a los distintos presidentes que gobernaron Argentina (Alfonsín, Menem, De La Rúa, Duhalde, Kirchner). Esta es la primera vez en la historia argentina, por otro lado, que hay un dictamen opositor de presupuesto. Un despropósito enorme. Primero, teniendo en cuenta la facultad constitucional del veto (remitirse a lo dicho en "6"). El país necesitaría de un presupuesto 2011, sobre todo para ser eso a lo que muchos opositores dicen aspirar, "serio". Se han aprobado, en 27 años de democracia, presupuestos que contenían enormes déficits, monstruosos endeudamientos. Se aprobaban presupuestos que, al revés de ahora que se prevé 2% para pago de deuda y 6,5% para educación, se programaba exactamente todo lo contrario: dos para las escuelas, seis para los buitres. Símbolo de los tiempos. Luego, siendo que un presupuesto es un programa de gobierno, suena lógico que lo confeccione, justamente, quién está a cargo de la función administrativa del estado. Lo contrario implicaría caer en el ridículo de que deba gobernar "X" con el programa de "Y". Insólito. Y repugnante para con la decisión del soberano en 2007, que no consagró solamente a una persona determinada, antes bien una plataforma a la cual aún le resta un largo año de despliegue. Por último, aún si pasa Diputados, el dictamen del Grupo A tiene la muerte decretada en el Senado. En cualquier caso, todo hace pintar que tendremos en 2011 el "Presup. '10" prorrogado. No es lo mejor, pero es lo que hay cuando ocupan el Congreso tipos que no han leído un mínimo Pasquino en su vida (no hablemos de la CN, a la cual directamente desconocen).

8- El lastre negativo del que se está cargando a las herramientas del juego político y parlamentario es lamentable. "La gran Jaroslavsky" (en jerga de Carrió), por ejemplo, es una maniobra absolutamente normal. Debe primar la prudencia en función de garantir la gobernabilidad. Y eso implica no tachar de delitos acciones que deberían tomarse como absolutamente normales. Pinta negro el futuro, porque salvo que en 2011 gane CFK, ninguno de los hoy posibles candidatos contará, en el hipotético caso de que lleguen a presidente, con mayoría parlamentaria, con lo cual requerirá de construcción de mayorías, y para eso, de todo este tipo de maniobras que se han visto por montones en 2010. Dicho en criollo: ¿Cómo van a hacer para gobernar con este archivo de declaraciones?

9- CFK es la primera inquilina de la Casa Rosada que gobierna sin "facultades delegadas", desde que se sancionó la primera CN en 1853. Por demás, tiene enmarcado el uso de los DNU's y vetos por la ley de 2006, primeriza también en ese ítem (y de todas formas, ha echado mano a ellos muchísimo menos que todos de sus antecesores desde 1983). Ahora, no se le quiere permitir contar con presupuesto. Previo la derrota en las legislativas de 2009 se le exigía que consensúe con la oposición, pero cuando lo hace vociferan arreglos por debajo de la mesa, acuerdos espurios, lo cual revela lo insincero de la proclama. Dónde está la dictadura, cabría preguntarse. Y, también, dónde quedaron aquellas promesas de que no se iría contra la gobernabilidad, cuando durante todo 2010 no se ha procurado otra cosa (dejemos de lado que todas las propuestas son planteos de retorno al neoliberalismo procesista/noventista).

10- Carlos Verna homenajeó a Néstor, elogió varias de sus políticas, anunció que La Pampa votará junto a la nación en el '11, y prometió apoyo a varias de las posturas del oficialismo en las discusiones que se avecinan en el Senado. Marcelo Güinle declinó la oferta de ser candidato a gobernador de Chubut como pupilo del supuestamente exitoso y bien ponderado por sus comprovincianos gobernador Das Neves. María José Bongiorno anunció que está cerca de volver al redil que abandonó en 2009. Schiaretti, De La Sota y todo el peronismo cordobés se abroquelan y están próximos a anunciarse soldados de la candidatura de CFK para 2011. Lole Reutemann dejó la conducción de la banda de desaforados mafiosos del "Peronismo" de Magnetto. El peronismo huele poder, todas esas acciones no es que no indican nada. Metáfora perfecta de los tiempos que corren. Del bando de enfrente, de los peones del establishment (aunque decir esto pone "tensa" a Paula Bertol, pobrecita, ella), no paran de romper en incontables divisiones internas, se pelean hasta para designar jefes de bloque. Eso pasa cuando conduce Carrió y mandan los poderes fácticos.

P.D.: Coherencia pura, Carrió habló de que el presupuesto del Gobierno es espurio porque prevé retenciones en 35%, cuando, según ella, deberían estar en 27% (antes de que caigan las "facultades delegadas" aseguraba, histérica como siempre, que volvían a cero). Así y todo, apoya un proyecto que fija las retenciones en... 35%, también. O no lee lo que firma y está decidida a minarle el camino al Gobierno a como dé lugar, o bien está tomando por pelotudos a unos cuantos.

martes, 9 de noviembre de 2010

Murió Massera, queda mucho de Massera

Nunca las muertes deben celebrarse, la del dictador símbolo del último proceso militar genocida, Emilio Eduardo Massera, no es la excepción. Sin embargo, resulta casi imposible que no invada al pueblo una sensación de satisfacción, que más tiene que ver con la paz que con la alegría o el jolgorio. Sensación no del todo completa, sin embargo, pues, al instante siguiente, uno no puede dejar de lado la sensación de bronca que genera el hecho de que Massera haya tenido la suerte de morir gozando de los beneficios que otorga la ley, esa a la que él, durante su período como usurpador del Estado, ni respetó ni hizo respetar.

Abundar sería repetir en muchísimos lugares comunes que se vienen leyendo al respecto de los “reorganizadores” del ’76 desde hace muchísimos años, y que vienen repitiendo con mucha más fuerza desde que el asesinó de los mares abandonó este mundo.

El 24 de marzo de 2010, el que les está hablando firmó su columna conmemorativa del nuevo aniversario de la llegada al poder de los evocadores de Hitler y Mussolini en Argentina, diciendo que teníamos que tener presente que los dictadores “a partir de ese instante maldito, instauraron -y quizá eso sea lo peor del caso-, un modelo de oprobio social, económico y cultural, y que sembró el germen de la antipolítica, que persiste con el genocidio -porque fabrica pobreza al por mayor- hasta nuestros días, algunas -cada vez menos- de cuyas líneas maestras no han podido todavía ser erradicadas en razón de la pertinaz oposición que ejercen, ante la mínima intención de cambio, los grupos del establishment económico que se beneficiaron con la dictadura y forman parte del poder fáctico permanente de este país.” (http://segundaslecturas.blogspot.com/2010/03/recordar-tomar-aire-y-seguir-encarando.html).

Valga la evocación de aquel post a los fines de significar que la muerte de Massera viene a sernos útil a los fines de recordar cuanto nos hace falta (menos que antes, claro) en la lucha por arrancar de raíz hasta el último ladrillo que quede de procesismo. Si la muerte de Kirchner, como dijo Jorge Asís, vino a significar la paradoja de que trajo aparejado el nacimiento del kirchnerismo, la muerte de Massera no tiene que servir para refrescar que no todo lo pésimo que el dictador nos ha legado se fue con su alma al infierno.

La muerte del hijo de mil putas de Massera es de esos hechos que le renuevan a uno las ganas de abrazarse con las madres y abuelas de Plaza de Mayo, a los muchos amigos y/o compañeros que comparten caminatas por las avenidas del pensamiento nacional y popular, de recordar a los treinta mil detenidos desaparecidos y a los muchos más que cayeron por la permanencia en el tiempo de vestigios del modelo que impuso el ahora muerto genocida de la ESMA.

No con alegría, sino con un renovado sentimiento de militancia, de lucha, de ganas de seguir pujando. En eso estamos. Que en paz nunca descanses, basura.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Márgenes

Pregunta: ¿Qué tan derrota fue la del kirchnerismo en 2009 -más allá de lo que dicen los fríos números-, a la luz de lo que resultó ser la tarea del Congreso tras su reconfiguración a consecuencia del mentado acto eleccionario durante 2010; y a poco de observar que el Gobierno creció en la opinión pública, a partir de, lejos de aceptar las "sugerencias" de "moderarse" y virar a la derecha que promovían los distintos conglomerados opositores, profundizar en las líneas básicas del ideario de proyecto iniciado el 25 de mayo 2003?

Durante la campaña que precedió a los comicios del 28-J-09, se advirtió desde la blogósfera oficialista (de la cual Segundas Lecturas forma parte, si es que por las dudas hace falta recalcarlo) que el relato elegido por el compañero Néstor Kirchner distaba de ser el ideal. Por aquello de que en política la apelación a fantasmas no es buena consejera, más allá de cuan en lo cierto estaba Néstor en marcar lo muy familiarizados que estaban absolutamente todos los candidatos no oficialistas que participaron de aquella elección con las recetas que llevaran al país al estallido en 2001 (basta, para comprobarlo, con echar un vistazo a lo que fueron las iniciativas del autointitulado Grupo A en el tiempo que lleva de predominio en la correlación de fuerzas legislativas), desde estos lados se le reclamó reiteradamente poner el acento, más que en eso, en la oferta de un horizonte que permitiera oponerse a los denunciados por derechosos, pero a partir de contrastarlos con lo ya hecho y prometer por lo que faltaba, más que con solamente con apuntarles con el dedo por cargos de cuya culpabilidad, vale la pena reiterar, eran (y son) absolutamente merecedores toda la peonada establishmentera. En definitiva, renovar la convocatoria a los sueños tan típica del peronismo. No se hizo, y pasó lo que pasó (claro que no solamente debido a eso, que es únicamente el objeto de estudio del presente).

La despedida a Néstor Kirchner estuvo rodeada de una multitud que revela un dato más importante que el cuantitativo (ese, nada más ni nada menos, permite atender a lo fracasado del relato que intentó construir un Kirchner demoníaco, y revela que el acompañamiento de que gozaban tanto su figura como el proyecto que co-conducía con Cristina, era superior a lo que se decía, y que va en aumento -esto último se venía percibiendo ya desde antes del triste suceso-). Desde el costado cualitativo de la imponente manifestación popular que rodeó las exequias del compañero Néstor, surgen dos conclusiones muy importantes: Una, que la mayoría de ese número de personas están fuertemente identificados con el proyecto al frente del que ahora queda CFK en exclusividad (y en torno al cual se estructuran), ideologizados, y muy dispuestos a involucrarse activamente en la vida pública (por joven, no solo, pero sí sobre todo). Segundo, pero conectado a lo primero, el discurso que guía a esa masa fuerza a la reconfiguración del escenario político en clave propositiva, no meramente denuncista (espíritu que inspiraba el mensaje de la suma de minorías inorgánicas vencedoras de 2009). Pero además, que esas propuestas deberán concebir al renacido "pueblo" como sujeto destinatario de las mismas (y como herramienta de consecución, también, ya que para superar los escollos corporativos habrá que armarse de movimientismo popular que se involucre en la lucha por sus demandas): Lo que vulgarmente se conoce como "cosas que cambien la vida de alguien". No hubo en la Plaza, una sola persona que no fuera a despedirse con algo, lo que sea, poco, poquito o mucho, para agradecer. A tenerlo en cuenta.

La agenda de "la" oposición durante 2010 osciló, en su mayoría, entre cuestiones que a nadie mueven el amperímetro (Consejo de la Magistratura, ley del cheque, reglamentos de DNU, "superpoderes", entre otras) e intentos de obstruir las iniciativas gubernamentales (episodio reservas, por caso, pero ahora también reparto de ganancias empresariales). Fracasado el objetivo inicial del Grupo A, de forzar a la Presidenta a tener que emitir un veto por semana (lo que operaría como forma de horadar la por entonces menguada imagen del kirchnerismo), se buscó un proyecto de supuesto anclaje en la sensibilidad social: El proyecto de ley de quiebra del estado, eufemísticamente denominado "82% móvil para las jubilaciones mínimas". Se busco con él, conocida su inviabilidad, forzar un veto impopular de CFK. Vino el veto, si, pero ni la votación del proyecto en el Congreso ni el posterior rechazo presidencial concitaron acompañamiento de manifestaciones en la calle: Ni para festejar por lo primero, ni para protestar por lo segundo; lo cual revela que no cala la predica opositora, nos permitimos aventurar que por insincera.

Ley de Medios, AUH, matrimonio igualitario, reforzamiento de la alianza con el Movimiento Obrero Organizado. El kirchnerismo tiene donde anclar, agenda pendular mediante, sabe como hacerlo (y puede con ello, sobre todo, de hecho lo viene haciendo). No se trata ni de, como postula Artemio, solo reforzar en las alianzas territoriales del peronismo tradicional con miras a las clases bajas y ya. Tampoco de solo buscar clase media vía 6-7-8. Las posibilidades de abarcar son enormes en tanto se profundice la tesitura seguida a posteriori de la derrota en 2009, que no privilegió a nadie en especial, sí que transversalmente. Porque resulta que ganas de más hay en todos lados. Sí tiene razón Artemio en cuanto a que el liderazgo en las encuestas de Cristina promueve, per se, el alineamiento de los sectores más tradicionales, como lo revelan los movimientos recientes de Verna en La Pampa, y de Schiaretti y De La Sota en Córdoba.

De cualquier forma, y para retomar la línea, no queda lugar ya para ofertas políticas que promuevan retroceso (léase recorte de derechos, ajuste, “racionalizaciones” y demás ideario Fukuyama/Consenso de Washington/Escuela de Chicago). Lo que cambia es la perspectiva a partir de la cual tienen que armar su mirada programática los distintos actores.

De allí que se le pide/exige, desde el costado conservador, que se abra a concertar con opositores o se allane a las “propuestas” que aquellos sostienen en nombre de las corporaciones que los dirigen casi a control remoto (no le espera nada bueno al Grupo A si persiste en esa, recogerá más si se pone a hablarle al “abajo” que si sigue acatando al “arriba”). Hay la intención de un kirchnerismo mimetizado, que desoiga el mandato de la Plaza y, vamos, haga caso omiso a su propia esencia, como cuando perdió en 2009.

No se trata, simplemente, de un oficialismo que encabeza a una franja social cuyas características le son funcionales en términos de imposición de agenda. El triunfo cultural del kirchnerismo radica en que ha sabido reconfigurar un escenario en el cual, a diferencia de sus adversarios, se mueve como pez en el agua. Salió del terreno fangoso dentro del cual se comió los mamporros del "campo" y las legislativas, donde estaba incomodo. Jugaba en terreno ajeno y con reglas ídem. Es decir, ya no es solo que interpela, será interpelado (no a disgusto), lo que deja nulo margen a otra cosa que profundizar. Hay, y habrá, retroalimentación demanda-propuesta. Y a eso, Cristina, que lo promovió, lo conoce mejor que nadie. Amén.

martes, 2 de noviembre de 2010

Alfonsín y Kirchner; Menem y De La Rúa

En estos días de reflexión, me encontré en la facultad con amigo que es un RRR (Radical de Raúl Ricardo). Me trató con mucho respeto, ahora que se fue mi referente político, tanto como yo lo estuve con él cuando desapareció el suyo hace tan poco tiempo, el año pasado.

“El año pasado se fue el mío, ahora el tuyo ¡Que lo parió! Igual, tengamos en cuenta algo: Los dos se fueron igual, rodeados de las masas a las que siempre aspiraron en sus gobiernos. Y no se si te pasará a vos lo mismo que a mí: Aún como radical, me siento más cerca de Kirchner que de De La Rúa; y vos te debes sentir más cerca de Raúl que de Menem”, me dijo.

Y la verdad que hay mucho de eso. Casi tal cual. Alfonsín y Kirchner tuvieron, ambos, despedidas cuantitativamente multitudinarias y cualitativamente muy politizadas. Y no creo que sea casualidad. Hace poco recuerdo un post de Mendieta, en el que reivindicaba la figura de Alfonsín porque decía no poder “evitar que me caigan bien las personas que aman la política y le ponen el cuerpo”.

Ambos, Alfonsín y Kirchner, trascendieron, a mi entender, porque intentaron, cada uno a su manera, llevar adelante proyectos de país de trazos independientes, que privilegiaran las iniciativas del poder institucional por sobre las demandas de las corporaciones, de los poderes fácticos/económicos, buscaron domesticarlos, subordinarlos a la democracia, cosa que no hicieron quienes estuvieron entre medio de ellos, cuyos cursos de acción estuvieron más guiados por las “necesidades” de sectores con los que estaban comprometidos de antemano (que no están, en ningún caso, contemplados constitucionalmente). Eligieron interpelar a (y, vamos, también se dejaron interpelar por) franjas sociales movilizadas, dinámicas, activas en la vida pública. Del mismo modo, siempre apelaron, discursivamente, a la defensa de convicciones e ideales, a la épica, lo cual redundó en enamoramiento de la juventud y en que muchos se convirtieran, por abajo, en acérrimos defensores de sus gestiones. Le hablaron al pueblo, no a "la gente". Hay diferencias.

Néstor y Alfonsín fueron dos tipos comunes, bonachones, de trato de igual a igual con el tipo que anda caminando por la calle. Que no le tuvieron miedo a que la política (y las discusiones y disputas que implican llevar adelante un proyecto de aspiraciones nacionales y populares), se expresen y/o diriman y/o procesen en la calle. Vivieron la política a tiempo completo. Nunca la relegaron como lo que debe ser: Herramienta de construcción del necesario poder en el que se debe recostar un gobierno de intenciones de acción independiente.

Eso explica, a mi modesto entender, el calor popular que despertó en el pueblo la muerte de ambos, y que no se repetirá (me permito, con las disculpas del caso, hacer futurología con cosas tan feas como la muerte) para con quienes fueron delegados de la tecnocracia neoliberal, más pendientes de mercados que de personas: Menem y De La Rúa (y debería agregar al ex senador, y fugaz primer mandatario interino, Eduardo Duhalde). A eso se llama trascender en el tiempo.

Mensaje de agradecimiento de la compañera Presidenta Cristina Fernández de Kirchner

“Son las 17.40 horas del día lunes. En unos instantes más voy a recibir las cartas credenciales de nuevos embajadores en la República Argentina. Un día más de gestión de gobierno pero evidentemente un día diferente en mi vida , que como todos saben cambió en forma definitiva.

He leído o escuchado que este es mi momento más difícil. En realidad es otra cosa; es mi momento más doloroso . El dolor es algo diferente a las dificultades o a las adversidades. Yo he tenido en mi vida política o en mi gobierno, en particular, muchísimas dificultades y muchísimas adversidades, pero el dolor es otra cosa. Es el dolor más grande que he tenido en mi vida. Es la pérdida de quien fue mi compañero, durante 35 años. Compañero de vida, de lucha, de ideales. Una parte mía se fue con él, está en Río Gallegos.

“Pero no es este un momento para utilizar la cadena nacional para terapia emocional sino para agradecer. Yo quería dedicar estos pocos y breves minutos para agradecer a todos y a todas, a todos los hombres y mujeres que se movilizaron, que quisieron verlo, que quisieron despedirlo, que rezaron por él, que lloraron por él, que no pudieron llegar tal vez acá porque vivían lejos pero se reunieron en otros lugares, que me entregaron rosarios; los rosarios de él los tengo todos, colgados en mi casa, de Río Gallegos; agradecerles las flores y las cartas; las camisetas de Racing, que él adoraba, hasta también las otras camisetas que me regalaron que eran de otros clubes, pero igual a él el fútbol le gustaba mucho y las banderas también que me entregaron.

“Yo quiero agradecer mucho esa inmensa y formidable muestra de cariño y de amor, que él se la merecía. No voy a tener falsa humildad porque como decía una dirigente muy importante, que ya falleció: ‘hay que ser muy grande para ser humilde’ y yo no soy grande, así que no voy a ser humilde.

“Simplemente voy a decir que él se lo merecía y permítanme agradecerles en forma especial a las decenas, a las decenas de miles y miles de jóvenes que cantaron y marcharon con dolor y con alegría, cantando por él, por la patria.

“Quiero decirles a todos esos jóvenes que en cada una de esas caras yo vi la cara de él cuando lo conocí. Ahí estaba el rostro de él exacto. Y decirles a esos jóvenes que tienen mucha más suerte que cuando él era joven, porque están en un país mucho pero mucho mejor, en un país que no los abandonó, en un país que no los condenó ni persiguió. Al contrario, en un país que los convocó, en un país que los ama, que los necesita, en un país que vamos a seguir haciéndolo distinto entre todos.

“Y a los millones y millones de argentinos -que parece que somos más de cuarenta millones porque además tuvimos la suerte de que él nos debe de haber ayudado ya que el Censo salió muy bien- quiero decirles que siempre he tenido un gran sentido de la responsabilidad en todas las funciones que he cumplido, cuando fui legisladora provincial, cuando fui legisladora nacional y, más aún, como Presidenta, porque siento que de mí depende la suerte de todos los argentinos.

“Pero déjenme decirles que desde este miércoles, además de esa inmensa responsabilidad que siempre sentí y ejercí con mucho amor, con mucho corazón, con mucha convicción, con mucha pasión, siento otra gran responsabilidad que es la de hacer honor a su memoria y hacer honor a su gobierno que transformó y cambió el país. Muchas gracias a todos por todo.”