viernes, 30 de abril de 2010

Miedo a que

El escenario político está en disputa, eso está claro. Los medios de comunicación no son ajenos a esa situación, eso también está claro.

Se está agitando con demasiada liviandad la bandera del miedo, de la reaparición de dictaduras y de censura. Y la liviandad tiene que ver con que buena parte, o mejor dicho, una gran mayoría de quienes se atreven a travestir el sentido de esos términos, cuando en este país había miedo de verdad, porque se mataba, se secuestraba, se censuraba y había dictaduras de verdad, miraba para otro lado, o directamente aplaudían.

Nunca los medios son ajenos al fragor de las luchas políticas, no tendrían por que serlo, no lo han sido jamás en ningún lado del mundo. Pero en pocos lugares como en Argentina hay una historia negatoria de esta situación.

Ante todo, quien esto escribe está en contra tanto de afiches callejeros anónimos (aunque tengan mucho olor a Pearl Harbour criollo, pero eso no importa), como del acto político montado por Hebe de Bonafini “enjuiciando” periodistas cómplices del Proceso (esto es más difícil de entrecomillar). No se puede estar a favor porque, en tanto acción política, su aporte a la construcción es nula, tiende a cero. Es uno de esos casos donde vale la pena apelar a aquel dicho de Evelyn Hall, “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta con mi vida tu derecho a decirlo”.

Ahora, tan claro como eso, es que nada ocurrirá en términos de violencia física con los allí "enjuiciados". Nada, es puro agite. Esta disputa lleva tiempo, y allí están cacareando todavía, en subestimar se pasan de rosca. El solo recuerdo de lo que le ocurrió a Rodolfo Walsh, mientras ellos escribían notas complacientes, debería hacerles la bocota a un lado.

¿No será, en realidad, que tienen temor a los conceptos que, en esos afiches y esa plaza, estuvieron insertos? Se mostraron con pelos y señales ejemplos sobrados de complicidad y colaboracionismo de parte de los “juzgados” para con la banda de asesinos que encabezó Jorge Videla, dos de cuyos máximos exponentes, Martínez de Hoz y Bignone, han recibido sendos reveses judiciales en los últimos días. Enhorabuena.

Juan Pablo Varsky trazó, en su programa, hoy por la mañana, un concepto que este post hace suyo (con el debido permiso al gran JPV), y es que se ha caído el velo de inmaculados transmisores de realidad que creyeron tener puestos sobre sí muchos periodistas. Se acostumbraron a ser intocables, a que sus verdades fuesen indiscutibles, a recoger para sí todo lo que la descomposición del 2001 hizo saltar por los aires, a monopolizar la posibilidad de ejercer construcciones sobre la realidad. Y hay algo que cambio.

Está naciendo una nueva forma de ciudadanía que ha tomado en sus manos la tarea de horizontalizar la comunicación para robustecer, así, el verdadero sentido de la libertad de expresión, que es mucho mejor en tanto en mayor cantidad de manos sea depositada. Asumido sea que todos construimos pasando los hechos por el cariz de las subjetividades –la objetividad, un mito-, pues mientras más puedan construir, mejor. Sino, se queda preso de una sola porción, quizás significativa sí, pero porción al fin.

Lo que se autodenomina “periodismo independiente” ha de entender que se terminó su época de incuestionables, que de aquí en adelante serán interpelados sus posicionamientos –desde donde dicen, por que, con que antecedentes- cuestión que se pueda decodificar mejor que los lleva a decir tales o cuales cosas. Que el llamado periodismo de periodistas, en definitiva, llegó para quedarse. ¿Y que hay de malo en ello? El gobierno está obligado a velar por la seguridad personal de todos y cada uno de los periodistas, en tanto son seres humanos. A lo que no está obligado es a garantir la credibilidad de los mismos. Si sus discursos han perdido llegada, pues mala suerte.

Pero entonces salen a hablar de que los nuevos actores de la comunicación están, estamos, “rentados”. Si uno les contara la miseria que gana por su trabajo part time de procurador –la mayor paga es el aprendizaje, pero igual se siente- y las horas de desvelo metiendo dentro de la cabeza interminables libros de derecho, seguro pensarían mejor lo que dicen. ¿No? Quizás se peque de ingenuidad, en todo caso, que la mamen.

Es disparatado por donde se lo mire afirmar que en Argentina siquiera corre peligro la libertad de expresión. Justo en tiempos del gobierno que eliminó la figura calumnias e injurias del Código Penal: nadie más en la vida irá preso por abrir su boca. Datito, al paso nomás: el PRO entero votó en contra de ese proyecto. Es difícil recordar una época del país en que, como en esta, la mayoría de lo que se tiene por analistas políticos de primer nivel, formadores de opinión, comos se quiera llamarle, hayan estado tan en bloque en contra de un gobierno. Y tienen ocupado en ello, la mayoría de las páginas de los diarios, emisoras radiales y de televisión. Siete días a la semana, trescientos sesenta y cinco días al año. No tiene, dicha acusación, ni pies ni cabeza. Y mucho menos, lo tiene pretender que un gobierno, este o cualquier otro, no ejerza su defensa, los contradiga, los evidencie desde donde tenga lugar.

Defienden sus teorías basados en informes de la SIP, la cámara patronal interamericana de empresas infocomunicacionales. Esa que calla ante los crímenes contra periodistas en la Honduras dictatorial, tal como calló respecto de los ciento veintiséis desaparecidos que el gremio sufrió entre 1976 y 1983 en Argentina. Organismos con muchos menos intereses, como la relatoría de libertad de expresión de la ONU –ejercida por Frank La Rue, aquel que dijo que la nueva ley de medios argentina es un ejemplo para el mundo- o Reporteros Sin Fronteras, piensan bastante diferente a la SIP.

No pueden escapar a lo que se ha vuelto evidente: todo lo que dicen y escriben responde a algo. Para muestra vale un botón, el pago de deuda con reservas que el gobierno intenta por estos días, tiene un antecedente casi exacto, en 2005. Por entonces se aplaudió, hoy se abuchea. ¿Cómo es posible cambiar tanto respecto de lo mismo, sino porque se ha tomado partido en una disputa por poder?

También es saludable que se abran nuevos espacios, para que algunas, dígansele inexactitudes, que las hay a montones, sean derribadas a tiempo. Se dijo, por ejemplo, en los últimos tiempos, que Kirchner había pactado con Menem que, en tanto el riojano le hiciera favores al oficialismo en el Senado, la justicia lo dejaría tranquilo en sus muchas causas. Pero, caramba, resulta que en la última semana Menem fue procesado de nuevo, y quedó al borde de un juicio oral.

Y como ese ejemplo se podrían dar, ¿Cuántos? Cientos, miles, millones tal vez. No alcanzaría una resma de hojas para llenarlas de farsas.

Y tienen derecho, vale reiterar, a seguir haciendo ese periodismo, de tan baja calidad a juicio del firmante. A lo que no tienen derecho, es a patalear cuando alguien se los marca.

lunes, 26 de abril de 2010

Vamos aclarando el panorama

Vamos aclarando este asuntico,
Ni tu estas pa' policía,
Ni yo para andar huyendo.

Vamos aclarando y te repito,
Que no tengo todo el día para seguir discutiendo,
Si esto fuera una olimpiada,
Romperías todos los records,
De arruinarnos el momento
(...)


¿Qué hay de nuevo, viejo? Nada. “La” oposición sigue demostrando que, al contrario de lo proclamado en la previa del 28J09, es más bilardista que Bilardo porque, lejos de las formas en que lo hace, está preocupada solo en ganar y a como de lugar. No estaría mal tal cosa, si se jugara como alternativa de construcción política sincera, y no disfrazada de guardería republicana. Mario Wainfeld, en
el Página 12 del 25 de abril, destacó (bien a nuestro juicio) que el “Grupo A” (Resto del Congreso, de Senadores o de Diputados para nosotros) se conforma de senadores y diputados, cuyas carreras política enteras, no solo actuales, han estado plagadas de corruptela, represión, violencia, ilegalidades, inconstitucionalidades.

¿O acaso Patricia Bullrich –por citar solo un ejemplo, no es la unica- no fue ministra de un gobierno que, entre otras tropelías, dispuso del llamado blindaje, de triste memoria, por medio de un DNU que subsistió con vida gracias al solo concurso de la Cámara de Diputados que por entonces controlaba, cuestión esa que hoy se presenta casi como la muerte misma de la república?

Cuando el debate por la reforma de la ley reglamentaria de los DNU (la denostada 26122), nuevo fracaso de Resto del Congreso, en lo que no fue más que el intento de eliminar por ley el instrumento consagrado por el artículo 99 inciso 3º de la Constitución, Agustín Rossi
hizo notar porque la Alianza pudo tal cosa. Para rechazar un DNU –la sanción está a cargo del Presidente de la Nación-, antes de ser sancionada la 26122, era necesario que el Congreso dictase una ley de rechazo. O sea, que el Congreso exprese desición alguna, lo cual es imposible sino por la voluntad concordante de ambas cámaras (algo que también destacó Miguel Pichetto). Esas leyes, encima, eran susceptibles de ser vetadas, como toda ley aunque a Resto del Congreso le parezca lo contrario. Y eso que este post, por piedad, deja de lado los muchos (y los como, y para que) DNU dictados por Alfonsín y Menem, previa recepción constitucional de los mismos, que superan por largo a los adoptados por CFK, con el detalle de que ella lo hace ya al amparo de la CN.

- - -

(…) Vamos aclarando este pendiente,
Yo no soy tu propiedad,
Y me harte de hacerme el mudo.

Quitate el complejo de teniente,
Que el amor sin libertad dura lo que un estornudo,
Son iguales los defectos que hoy me tiras en la cara,
y al principio eran perfectos
(…)


De las autolimitaciones. Uno no se explica con que cara se atreven tantos a despotricar contra la 26122, entre otras leyes promovidas por el kirchnerismo. Con el antecedente de cómo, cuanto y para que usaron los DNU cuando les tocó ser gobierno. Es absolutamente indiscutible que los Kirchner se auto limitaron en sus atribuciones constitucionales, con el dictado de esa ley. Puso fin ese gobierno, por empezar, a una mora de doce años para con un mandato de la reforma del 1994, cuando pudieron (cual todos sus antecesores desde dicha fecha) no haberlo hecho, y tirarse a descansar en la mayoría absoluta con que contaba en ambas cámaras al año 2006, cuando fue sancionada la ley especial.

Similar recorrido trazó el gobierno con la autoridad de aplicación de la nueva ley de medios –que se abrió a opositores, organizaciones “de a pie”, y ató designaciones al requerimiento de aprobación parlamentaria, contra el modelo anterior de un solo interventor y puesto a dedo por el gobierno de turno-, y la mas reconocida en la Corte Suprema.

El tema del Consejo de la Magistratura es distinto. Segundas Lecturas ya expresó que no se pronuncia, ni a favor de la postura oficial, ni de la de la derecha. El Consejo es un órgano que pone a las corporaciones por encima de la política, inaceptable para el firmante. La reforma de 2006 atenuó pero no aniquiló el concepto, y suena difícil que se pueda conciliar al respecto. El sistema de designaciones judiciales anterior al presente, uno lo juzga más sano para con las formas democráticas. Conllevaba mayor grado de involucramiento de la política en las designaciones, lo cual engrosa la legitimidad de origen de los jueces, al tiempo que el hecho de la designación será, a su tiempo, sopesado por los votantes que examinen a los designantes de sus señorías en elecciones. En cualquier caso, el escrutinio popular sobre el menos representativo de los poderes asciende (discusión doctrinaria siempre presente en el mundo del derecho, como hacer tal cosa). De todas formas, de nuevo aquí las quejas opositoras no valen: las estadísticas, rigurosas, revelan que desde la “reforma K del Consejo para presionar jueces”, el 95 % de las decisiones del cuerpo fueron adoptadas por unanimidad. Lo cual también podría leerse, no sin malicia, como “la oposición avaló el 95 % de los aprietes K”. Defender el Consejo actual no da, pero subirse al carro de quienes critican y sus porque, da menos.

- - -

(…) Tienes 0 en actuación 10 en manipulación,
Y una beca en el psiquiatra (...)

Nunca digas “de esta agua no he de beber”. Al lado de la incredulidad por la caradurez, ya mencionada, uno se hace otra pregunta, con sinceridad. Y es como harán los ahora obstructores para gobernar si es que alguna vez llegan, con el lastre del archivo de declaraciones que van armando y los cepos jurídicos que intentan colocar a la gobernabilidad de este gobierno, y de los futuros mucho más. Casi ninguno de los mencionados con chances para 2011 contará con fuerzas siquiera respetables en ninguna de las cámaras del parlamento. El mundo feliz del consenso y las sociedades sin conflictos, es solo una construcción imaginaria y voluntarista. Los DNU, así las cosas, no son un resabio monárquico, construyen juridicidad para hacer posible la tarea de gobernar. Y más que por lo general no nacen de la nada.

Explicar derecho con simpleza es difícil, pero vale el intento. No son las leyes las únicas que hacen andar la gestión. Generan un marco, que luego debe hacerse operativo. Un ejemplo, decía Perón, suele aclararlo todo. Un presupuesto –ley de leyes, que le dicen-, contempla, supongamos, equis cantidad de fondos para adquirir mobiliario escolar. Pero no es por ley que se harán los llamados a licitación (también ya reguladas, como principio), sino que por medio de decretos simples o meras resoluciones ministeriales con base en la autorización legislativa inserta en la ley de presupuesto antes mentada.

En el caso del DNU por reservas, el presupuesto para el corriente año autoriza ir a buscar financiamiento para saldar deudas, cuya cobertura operó el 298 (antes el 2010). La necesidad y urgencia las sustenta la cuestión del canje, estrategia legítima e incuestionable de gobierno, y cuya reapertura también fuera votada por el Congreso. Con lo cual el decreto tan denostado, está lo suficientemente enmarcado: su operatoria, y también la búsqueda de financiamiento (asimismo es mentira que se liberan fondos ya destinados al pago de deuda por medio del uso de reservas, y aún si así fuese, poco se podría hacer discrecionalmente con ellos, siendo que en 2009 se limitaron los mal llamados superpoderes a un porcentaje total del presupuesto muy menor a la cifra que en pesos representa el 298, y en porciones similares a las que poseen, por caso, Binner en Santa Fé y Macri en C.A.B.A.).

- - -

(…) Por tu rol de detective y mi papel del fugitivo,
Yo busco un sueño, y tú un testigo (…)


¿La seguimos haciendo bien, o que? El FonDeA irá por ley al senado, para zanjar y salir por arriba. Este bloguero (que no está rentado por Aníbal Fernández, trabaja y estudia a conciencia, porque lo necesita)
recomendó, hace días, un asado con Martín Sabbatella y Carlos Verna, para mixar entre las leyes por uso de reservas propuestas por ambos. Persiste uno en esa idea, pero la realidad parece indicar que solamente correrá la propuesta del senador. En Cámara alta pasaría, a este momento, con 37 alfiles. Apretado, pero podrían ser más. No han dicho que no todavía, los siguientes: Luis Juez –le dijo a Boudou, el día que el ministro zarandeó a Morales, que pensaba distinto del uso de reservas-, Norma Morandini, María José Bongiorno, Roxana Latorre –entre los más potables de ser convencidos-, quien te dice Di Perna. Hay proyectos de peronistas disidentes (imposible de conciliar) y los liberales correntinos (se puede rosquear con el ya meneado tema de las deudas provinciales).

Se verá, pero vale reiterar que con cuanto mayor aire pase por el Senado, más indecisos convencerá en Cámara baja. La tropa oficialista, allí, es menor, 87, porque como también dijo Chivo Rossi en el discurso ya citado, hay 16 diputados que consiguieron su lugar colgados de las faldas y boletas de Cristina en 2007, y hoy revistan en el “Grupo A”, sin por eso haber sido homologados al a esta altura pobre Borocotó.

- - -

(…) Con la dosis justa de cinismo,
Preguntas que harías sin mí,
Si ya no vuelves a verme.


El cierre llegó por SMS. Cuando este post no tenía cierre definido, eran las 15:51, llega un SMS al celular de este comentarista -que, se reitera, no es parte del staff del ministro bigotón oriundo de Quilmes-, de parte de un amigo: “Cerró Caló, tengo 26,6 % de aumento a partir del mes que viene”. Parafraseando a la Presidenta, ese del mensaje es el país real. Todos y cada uno de los argumentos de la narrativa opositora que este análisis virtió e intentó derribar, uno intuye, son el virtual.

Con todo, parece ir quedando claro que los intentos del rejunte de paisanos de cada pueblo atados con alambre, tienen por propósito el ya célebre “cuanto mejor peor”. Minar el camino de Cristina a como de lugar, para que no corra ningún peligro lo que creen una segura victoria en 2011. Está muy bien que así sea, pero no vale gato por liebre.

Para ser sincero haría lo mismo,
Solo que si estoy sin ti,
Lo haría sin esconderme (…)

miércoles, 21 de abril de 2010

Manual básico para la defensa de la institucionalidad, las reglas de juego democráticas y la república

Leo el proyecto de reforma la ley de regulación del tratamiento legislativo de los DNU que trata la Cámara de Diputados de la nación, y concluyo que no hay debate, ni consenso, ni nada que hacerle: si se convierte en ley, será la más inconstitucional y ridícula de la historia jurídica argentina.

El poder ejecutivo tiene, por imperio del artículo 78, la facultad de vetar totalmente una ley aprobada por ambas cámaras legislativas. Y en base al 80, de puede vetar de manera parcial, siempre que las partes no observadas tengan autonomía normativa y si esa aprobación parcial no altera el espíritu del proyecto sancionado por el Congreso.

Devuelto el proyecto al Congreso, este puede insistir en la sanción de la versión original si, y solo si, es confirmado por las dos terceras partes del mismo, cumplido lo cual el Poder Ejecutivo ya no tendrá nada que hacer (artículo 83).

Así que el artículo 19 del proyecto en discusión -
este- (“Esta ley no puede ser vetada”), aparte de ser una redacción que insulta la inteligencia, y mueve a la risa y lástima por quien lo redactó, implica una modificación de las disposiciones de la Constitución Nacional, sin cumplir el mecanismo establecido a tales efectos.

Acá no hay dos bibliotecas, no hay Segundas Lecturas posibles, no existe posibilidad de opinar distinto. Sonará autoritario, pero es así. Y poco importará si Badeni, Sabsay, Loñ, los Giles, Lavedra y Domínguez, salen a querer darle vueltas al asunto.

Por otro lado, el artículo 10 bis del proyecto dice, textual, “Será nulo de nulidad absoluta e insanable el decreto de necesidad y urgencia que regule materia penal, tributaria, electoral, o de partidos políticos; o que se dicte no habiendo necesidad o urgencia; o en violación a los requisitos formales del artículo 99 Inc. 3”. Chocolate por la noticia, no hacía falta volver a escribir lo que ya dice la Constitución. Menos cuando, encima, citan el artículo de la Constitución que regula el instituto DNU, en el texto del artículo del proyecto que presentan a evaluación.

Enerva la sola lectura del proyecto. Tanto que escribo, como no suelo hacerlo, en primera persona. Porque se pasan por el escroto la Constitución, y porque escriben artículos cuya redacción pareciera estar dirigida a retrasados mentales. Eso sí, por muchas cámaras mendocinas que busquen en el país para dar validez a esta porquería, se la van a poner difícil a cualquiera para justificar un fallo favorable.

Del forum shopping pueden abusar todo lo que quieran, de hecho lo hacen. Sería bueno que de lo que no abusen sea de los tantos jueces amigos, que siempre tan bien predispuestos están a inventar doctrina rara.

Los seguros, las dudas

En el post anterior hacíamos referencia a las palabras de Diego Maradona, quien dijo tener definidos ya veinte jugadores de los veintitrés que conformarán el plantel que representará a la Selección Argentina en el Mundial de Sudáfrica.

Todavía no hemos podido dilucidar esos veinte nombres, más sí intentaremos hacer una aproximación a ellos, con más un análisis de la estructura de plantel que se perfila.

Ante todo, lo que cada día queda más claro es que, salvo sorpresa de última hora, Maradona optará por siete defensores, siete mediocampistas y seis delanteros –los tres arqueros son obligatorios- para distribuir los lugares disponibles.

A juicio de este opinante, suena excesiva la cantidad de delanteros, siendo que el esquema será 4-4-2 (esto tomado de propia boca del entrenador). Serían dos delanteros titulares, con un suplente y una variante más cada uno. Uno cree que con cinco atacantes estaría más que bien, máxime teniendo en cuenta que será convocado Di María, y muy probablemente José Sosa, ambos susceptibles de desempeñarse como “segundo punta”.

Sobre todo son pocos los mediocampistas, entre los defensores varios pueden cumplir más de una función y eso multiplica las cantidades. Diego va a poner dos por afuera y dos por adentro. Lo ideal sería que cada titular tuviese su parejita alternativa. No parece compartir el DT, y entre sus elegidos pocos hemos visto desdoblarse.

Otro adelanto de Maradona es que integrará la defensa con cuatro marcadores centrales. Le da seguridad, dice, le funcionó ante Alemania, agrega. Son gustos, formas. Quien escribe entiende que es más sano, si se juega con cuatro atrás, que los laterales sean de raza, para no encerrar al equipo. Pero, como ya se dijo post victoria ante Alemania, en tanto haya planificación, no es atacable la decisión de Diego. Si se decide en base a lo actuado aquel día, se puede estar tranquilo de que hay rumbo definido.

Dicho ello, los presuntos seleccionados serían:

Arqueros (3) Romero, Andujar, Pozo. Es la única línea aparentemente definida del equipo. Desechados los rumores de principio de año en torno a Oscar Ustari, y desactivada la opción de Adrián Gabbarini a quien algunos pidieron en base a su enorme presente en Independiente, el DT parece optar por Pozo para darle el respaldo a su elegido titular, Sergio Romero, suavizando la competencia.

Defensores (7) Seguros: Otamendi, Demichelis, Samuel, Heinze, Burdisso. Dudas: Angeleri, Clemente Rodríguez, Zanetti, Monzón. Los titulares, se reitera, serían los mismos que cumplieron en el amistoso contra Alemania (Otamendi, Demichelis, Samuel y Heinze). Ya citadas las razones de Maradona para optar por ellos, se entiende lo de Burdisso, en tanto es un hombre que, a lo largo de su carrera, ha rendido en todos los puestos de la última línea, y la polifuncionalidad es vital en un campeonato corto. Por demás, pasa un buen momento en la liga italiana, ha cumplido en su actuación en el mundial pasado y es un jugador netamente ganador. Para los dos lugares que restan, correrían con ventaja Angeleri, por razones muy similares a las de Burdisso, y Clemente, porque para variante se requiere un lateral puro, y el hombre de Estudiantes tiene mejor actualidad que Zanetti y Monzón, al tiempo que rinde en ambos costados.

Mediocampistas (7) Seguros: Jonás Gutiérrez, Verón, Mascherano, Di María, Bolatti. Dudas: Maxi Rodríguez, Pastore, José Sosa, Datolo, Gago. Un volante defensivo apenas por delante de los defensores, barriendo (Mascherano); otro, también por centro, más adelantado, de lanzador (Verón); y dos por afuera (Gutiérrez y Di María). Hasta ahí los titulares. Bolatti sería alternativa tanto de Verón como de Mascherano. Entre los dudosos, Maxi corre con alguna ventaja por su experiencia y por tener antecedentes de haber hecho ambos wines. Pastore parece ser tenido en cuenta tanto para reemplazar a Verón como para ir por afuera, aunque en ninguna de ambas funciones se le ha visto. Carga con el déficit de que suele esconderse en las grandes ocasiones. A favor de José Sosa juega su gran presente (la está rompiendo toda en Estudiantes), su vocación ofensiva, y que no tiene problemas de perfil. Queda ver si le puede pelear a Pastore la posibilidad de hacerle en algún momento la pata a Brujita. Datolo –especialista carrilero zurdo, variante para Di María, pero poco más- y, muy atrás, Gago –por si Maradona, difícil, considera oportuno sumar otro cinco suplente, poca actualidad en Real Madrid-, cierran casi sin chances. Es el sector más peleado, no se puede arriesgar nada porque es donde el técnico menos pistas ha ofrecido.

Delanteros (6) Seguros: Messi, Higuaín, Tevez, Agüero, Palermo. Dudas: Lavezzi, Diego Milito. Los titulares con Nigeria, no hay dudas, Messi y Pipita. Tevez y Agüero son más de lo mismo que Pulga, pero Diego ya dijo que irán ambos. Pocas variantes de juego hasta ahí. Palermo se dice que va seguro. Por lo mismo que se dijo de Pozo. A los mundiales no van, como suele decirse, los veintitrés mejores. Muchas veces –no siempre- se elige un, por ejemplo en este caso, suplente para el nueve de mucha menor dimensión que el titular, para que este no sienta la presión en el banco (o sea, que Bielsa hubiese dejado fuera de los 23 a Batistuta o Crespo), y juegue tranquilo sabiendo que si no la toca un partido no será seguramente reemplazado al siguiente. Y con Martín tenemos una reserva salvadora por si alguna vez hay que buscar la heroica. Aparte es de características diametralmente opuestas a las de Higuaín. El lugar restante lo pelearían Lavezzi y Milito. Uno por afuera u otro más por adentro. Uno que puede sumarse ocasionalmente al medio por afuera, arrancando de atrás, o un suplente que pueda entrar por si se cae Higuaín sin necesidad de variar tanto la forma de jugar. Dicen que de Lavezzi se valora su buen trato con el grupo, vale para los treinta días de convivencia. Pero Milito está on fire en Inter. Tampoco acá se puede arriesgar nada.

En el siguiente post, en breve, le daremos otra vuelta de tuerca al análisis, ya mas adentrados en el juego en sí del equipo.

lunes, 19 de abril de 2010

Mitos que se van derribando

Diego dice que ya tiene veinte de los veintitrés para el mundial de Sudáfrica. Y en Segundas Lecturas tenemos una lista, no de veinte, pero sí de varias cosas que hacen que califiquemos como excepcional la política internacional del gobierno de Cristina. Llegando al consenso con don Escudé, a quien no lo queda mucho hasta ser acusado de cooptado por la kaja.

A saber. Fue invitada personalmente por Obama a la cumbre sobre crisis nuclear / Una vez allí, el Presidente anfitrión la hizo sentar a su lado / Más luego, le concedió una entrevista personal / Un ratito más tarde, se entrevistó con el mandamás chino Hu Jintao, para empezar a destrabar el diferendo por exportaciones de aceite de soja / A todo esto, el diario The Washington Post la ubicó en fotos de portada, entre los líderes más importantes del mundo que concurrieron a la cita / Volvió a los piques para recibir, por primera vez en la historia, a un presidente ruso, Dmitry Médvedev, quien anunció una fuerte inversión de la petrolera estatal de su país en el nuestro / Participa del G20, las naciones más importantes del mundo / Está por lograr la incorporación de la OIT a ese grupo, lo cual implica la inserción, con éxito, de una política de estado del ámbito local (la defensa de los derechos del trabajador) en el plano internacional / Avanza el impulso a la integración sudamericana / En ese orden, Néstor Kirchner está por ser designado Secretario General del órgano, por decisión cuasi unánime, tras que Cancillería argentina consiguió levantar los vetos de Uruguay y Perú / Con el líder regional, que sin dudas es Lula, hay reuniones bilaterales bimestrales / El nuevo Presidente chileno Sebastián Piñera (centroderechista tras 22 años de progresismo, más afín al gobierno argentino), eligió Argentina como destino de su primer viaje internacional. La relación bilateral prevalece por sobre las diferencias ideológicas / Hablando de diferencias ideológicas, la Secretaria de estado estadounidense, Hillary Clinton, visitó hace semanas el país, y felicitó a la Argentina por tener mejor ratio deuda/PBI que el propio EEUU / En ese mismo encuentro, tanto CFK como Hillary reconocieron tener diferencias en varios puntos de vista, pero que ello no era impedimento para tener relaciones normales / Por ejemplo, en el tema Honduras, donde Cristina dio cátedra en sostener de forma irrestricta la política antigolpismo del país, tal cual lo hizo con los intentos similares en Bolivia y Paraguay / En la cumbre de UNASUR en Bariloche el año pasado, el papel de CFK fue vital para limar asperezas entre los diferentes países, reconocido esto por sus pares / Latinoamérica responde a eso: en forma unánime, como jamás había ocurrido, se pronunció a favor de Argentina en el reclamo de soberanía por Malvinas –dicho sea de paso, también soberbia actuación de Cancillería en la cuestión de las plataformas continentales, tangencial a estos efectos-.

Los bienpensantes argentinos solo atisban a balbucear que la reunión con Obama duró, “apenas”, quince minutos. O afirman ridículamente, como hizo Nelson Castro en Perfil del domingo, que la reunión fue concedida por la bronca que tiene con Lula porque el presidente brasilero tiene una relación estrecha con Mahmud Ahmadinejad, presidente iraní. A Nelson le faltan varias bolillas de Derecho Internacional Público. Por más recelos que tuviese Obama de esa alianza, jamás podría dejar de lado un socio como Brasil, siendo que es el gigante que se viene. A EEUU le importa la relación con Argentina y su presidenta porque es un país importante y que anda bien. Y punto. Y aún si la tesis de NC fuera cierta, bien por la cancillería de haber explorado en ese hueco para posicionar al país estratégicamente.

Algunos, como Carlos Escudé, prefieren rendirse ante la evidencia, para no quedar como imbéciles que intentan negar la realidad. Otros, ya se sabe, huelga repetir lo conocido.

- - -

El senador oficialista, Luis Viana, había adelantado hace mucho que acompañaría a Resto del Senado en la modificación del esquema de coparticipación del vulgarmente llamado impuesto al cheque. Pedía, simplemente, que se incluyera una cláusula en el proyecto, a los efectos de que una porción de lo que correspondería a las provincias se re coparticipara directamente a los municipios. Este punto se elude, pero los gobernadores de provincia suelen hacer con los intendentes lo mismo que dicen sufrir de la administración nacional. Acá se pisotearon todas las formas, que se decían venir a reivindicar, para favorecer que los gobernadores provinciales se ocupen cada vez menos de recaudar los tributos que ya tienen asignados (inmobiliarios, patentes), que el gobierno pague el costo de cobrar y desacreditarse públicamente, para que, encima, retaceen a los intendentes –ellos sí con estructuras ínfimas- lo que les corresponde.

Supuestamente, la llegada de mayores porciones de la escuadra opositora al Congreso, suponía apertura. Que nadie imponga una visión única, que se escuchen más voces, que se tome lo mejor de cada proyecto. ¿Qué le dieron a Viana de lo que pedía? Nada. Perdieron su voto, enceguecidos por sacar su proyecto el miércoles pasado, cuando si esperaban una semana más lo tenían servido en bandeja. Del dicho al hecho, hay largo trecho.

En tanto, CFK sigue de rosca, cara a cara con los gobernas críticos. El hecho lo reconoció hasta el periodista de Perfl, Roberto García, quien en su momento defendió públicamente a Abel Posse, durante su, por su suerte, corta etapa como jefe de educación porteño. Lo hizo para destacar varios de los rasgos que diferencian el estilo CFK del de su marido ¿Como era eso de "cerrados al díalogo"? ¿Y aquello del "doble comando"?

Otro no oficialista, el profesor de Derecho Consitucional (decir constitucionalista es un error, no existe la especialidad constitucionalista) Eduardo Barcesat, quien en alguna oportunidad denunció ante la Corte las candidaturas “testimoniales”, apoya la postura de que la media sanción de la modificación del impuesto al cheque, es ilegal. Lo propio ha hecho en cuanto a los DNU por las reservas.

Y hablando de las testimoniales, lo último. Nos llega
esta notita del año pasado donde Mario Das Neves explica porque su vicegobernador, que había sido electo diputado nacional, no asumiría, y por ende era otro testimonial, tras que el chubutense criticara públicamente dicha estrategia. Copiamos, pegamos y comentamos entre paréntesis.

"Mario Vargas ya había alquilado departamento en Buenos Aires”. (Seguramente tendrán los comprobantes de lo que dicen)

"Si usted tiene 16 diputados, votados por más del 70% de la población y después por cuestiones personales todos los diputados, su bloque, repitiendo viejas historias conocidas por los chubutenses y en todas las provincias argentinas, van a empezar a votar con la oposición. Si a eso le sumamos la enfermedad de Miguel González, que algunos dirigentes de Madryn tendrían que ser un poco más respetuososo. Ahí nomás tenemos trece, veintisiete menos trece quedan catorce del otro lado". (Lo entendemos. Y lo hacemos extensivo a Felipe Sola, Daniel Katz, Victoria Donda, María José Bongiorno, Juan Carlos Romero, Jorge Obeid, y otros tantos, ¿o no, Mario?)

“Das Neves consideró que `acá la oposición es juntarse para votar en contra, porque no hay racionalidad (…)`”. (Parece que es epidemia la cosa)

“Han desnaturalizado el sentido del voto de septiembre del año 2007". (Tal cual sus aliados del grupo A pretendieron hacer con el voto de igual fecha, pero a nivel nacional, en todas las leyes que el gobierno nacional impulsó post 28J)

“(…) ellos tendrán que explicar si estaban dentro de un proyecto al que la gente votó masivamente o si están dentro de un proyecto personal, pero que lo digan claramente”. (Dígale lo mismo a Cobos, por favor, Gobernador, usted que se ve que tanto va al frente)

“(…) no voy a permitir que la Legislatura se llene de gente que no tiene ni siquiera respaldo popular, porque no tienen ni siquiera lo conoce la población a muchos de ellos y puedan generar ahí un foco de nivel de oposición absolutamente irracional. La sociedad chubutense no quiere eso". (¡Que nivel de interpretación popular, Mario! Casi adivino, se diría)
- - -
Se cayó el mito del aislamiento internacional; del reclamo por respeto a las formas; del consenso; del retaceo de coparticipación; de la cerrazón al díalogo; de la presidenta sometida; de las candidaturas testimoniales.
En fín, se están derribando todos los mitos. Lo lindo, es lo feo que se va a poner, dice el el dicho. Lo lindo, acá, fue que para cada una de las cuestiones analizadas, se pudo citar un no oficialista sustentado lo dicho.

viernes, 16 de abril de 2010

Ahora dicen que el Congreso está de fiesta

Resto de Diputados (RdD) y Resto del Senado (RdS) se hicieron de sendas victorias los días martes y miércoles. Pero lejos de hacerlo, como prometieron en campaña, levantando las banderas de la institucionalidad, la república y el respeto a la ley, más bien la pasaron por alto como pocas veces se ha visto.

RdD se avocó a tratar el DNU 298 que crea el FonDeA, y lo declaró “nulo de nulidad absoluta e insanable”, tal cual lo habían hecho con el 2010, aún cuando ese había sido derogado por la propia Presidenta (suceso que pelea por la ridiculez legal de la historia de este país).

La tarea de las cámaras legislativas en materia de DNU, se limita a expresar rechazo o no. Las declaraciones de nulidad competen al poder judicial. Pero lo peor no es esto. Elisa Carrio -ideóloga de tamaña barbaridad jurídica- se da el lujo de expresar que en razón de que RdD dictó la nulidad del DNU, no importa lo que diga el senado.

Cada uno pensará lo que quiera de las virtudes morales de Lilita y sus ad láteres, lo que está claro es que le sobra de imaginación creativa, lo que le falta de conocimientos jurídicos.
Su más reciente felpudo, el ex gobernador Solá, deslizó hace no mucho que presentaría un proyecto de ley donde incluiría la habilitación del uso de reservas y la coparticipación total del impuesto al cheque, todo en un mismo artículo. Sin comentarios. En el mismo rubro, Margarita Stolbizer elaboró un nuevo proyecto de revisión legislativa de los DNU. Al mismo, vaya uno a saber con que argumento, quiere incluirle una cláusula que le impida a la Presidenta ejercer sobre dicha iniciativa su facultad constitucional del veto.

- - -

Existe una gran confusión últimamente entre los miembros opositores. Corren a tribunales para que sus señorías discutan política, y ellos se reservan examinar legalidad. Debería ser al revés.

Así como en el tema de los DNU por reservas, la comisión de acuerdos del senado -que tiene por función evaluar las condiciones académicas de los funcionarios que requieren de su concurso para ser designados- quiso rechazar a Marcó Del Pont por incurrir en supuestos delitos.

Si hubiera delinquido, que no lo hizo, será materia a litigar en estrados. Ellos debían inquirirla en cuestiones económicas y bancarias. No lo hicieron, vaya uno a saber si no fue por temor a que los dejase en ridículo, así les fue.

Ahora Carrió denunciará al directorio del BCRA, al cual ordenó defender en enero, por intermedio de Prat Gay, cuando se discutía la remoción de Martín Redrado. Redrado tenía asignadas, a esa fecha, muchas competencias que corresponden en realidad al directorio. Actuaba por él. Es decir que, luego de haber hecho pulgar arriba a todo lo actuado, ahora pretenden volver sobre sus propios pasos. Lo que se dice coherencia full time.

- - -

RdS incurrió en similar praxis. Para modificar cualquier detalle de la masa de coparticipación, cualquiera, se requiere, indefectiblemente, el concurso de la mayoría absoluta. En el caso del senado, 37 votos.

Lo dice la propia constitución en su artículo 75, inciso tercero. Lo anunciaban los portales digitales de todos los diarios, lo decían los mismos opositores. Lo advirtió el senador oficialista Viana, dispuesto a acompañar una propuesta opositora: desistió tras no ser oído, ni en eso ni en ciertos cambios que sugirió al proyecto de RdS. Cero diálogo, cero consenso. Por lo mismo, los plantó otro oficialista que los hubiese acompañado, Guinle. En razón de que no llegaban a la cifra mágica, metieron un cambio de dictamen en medio de la sesión. Maraña reglametaria, cuya aceptación Cobos puso en consideración de los mismos que la cometían, después que, de entrada, manifestó que quizá tenía razón Pichetto en su reclamo. La orden de su partido, que increiblemente para el puesto que ocupa, no es el de gobierno, pudo más. Y la imparcialidad, bien gracias. Eso, en el barrio, se llama estar de los dos lados del mostrador.

Se vendió solito Juez al manifestar que “no importa si nos salteamos las reglas, importa que se puso en el tapete la discusión”. A confesión de partes, relevo de pruebas.

El mamarracho de Cobos, a cargo de la sesión aún desconociendo el reglamento de la cámara (hasta se dio el lujo de intervenir en el debate cuando no tiene facultades para hacerlo), tiene pocas chances de sobrevivir. Sea en estrados judiciales, sea porque otorga excelentes argumentos –su manifiesta inconstitucionalidad- a la Presidenta para estamparle un hermoso veto sin que nadie pueda decirle ni “a”.

La poca suerte que le depara al engendro, tendrá como responsable al mismo de siempre: Gerardo Morales, ya ostensiblemente sobrepasado en su tarea de conducir el conglomerado de treinta y siete paisanos atados con alambre que pululan por la cámara alta. Apuró e inventó para que los medios no le volvieran a enrostrar otro fracaso, después de que el oficialismo había amanecido a la sesión con la aprobación del pliego como Presidenta del Banco Central a una de las mejores economistas del país, como lo es Mercedes Marcó del Pont. Cuando el mamarracho salte, el tema, encima, deberá esperar un año para poder volver a tratarse. Todo por no esperar una semana, por no rosquear, y hubiera alcanzado los famosos 37. Segundas Lecturas no la tiene contra Morales, él la tiene contra sí mismo, por sus propias incapacidades.

- - -

Del embrollo se sale por arriba. En cámara de diputados Sabbatella y los suyos elaboraron un proyecto de ley para habilitar el uso de reservas. Carlos Verna, que maneja dos bancas en el senado y otras tantas en cámara baja, hizo lo propio. Ambos bocetos son muy similares, casi calcos, a los DNU que dieran origen a una polémica inentendible, siendo que se trata de una medida potable por demás. Cristina viene de asado en asado: con empresarios de todos los tamaños; con la centrales obreras; con su tropa legislativa; con gobernadores que la quieren mucho, poquito y nada.

Si este comentarista pudiera darle un consejo, sería que empiece a salar el costillar, trenzar los chinchulines, pinchar los chorizos, prender el carbón, preparar la picada y el fernet. Convocar a ambos, Sabbatella y Verna, aún tan disímiles entre sí, y pragmar, entre todos, un proyecto de ley con posibilidades de ser aprobado, urge más que mucho.

A los 35 con que se cuenta en el senado, se sumarían los dos pampeanos, se puede soñar con Bongiorno y Latorre. Una aprobación fuerte en el senado empujaría a muchos diputados presumiblemente indecisos. Hasta Luis Juez el día que Boudou fue al Congreso a pintarle la cara a Morales, dijo que luego del encuentro pensaba distinto del uso de reservas. Dato no menor, pues también cuenta con algunos diputados. No hay que descartar ni a los seguidores de Das Neves, todo suma, lo que abunda no daña, mejor que so-so, y no que fa-fa, como usted quiera llamarle.

En el senado se está ahí, ahí. En diputados falta más, pero se puede arañar el éxito, máxime si en tu equipo juega un tal Agustín Rossi. Y ya se sabe que un examen se debe preparar el diez, y festejar el cuatro, así sea rasposo. No olvidar que el empate, en diputados, es victoria: allí desempata Fellner.

Hay que rosquear, Cristina. Rosquee y rosquee. Usted sabe hacerlo, y sabe también que otra no le queda.

martes, 13 de abril de 2010

Dos notitas técnicas y dos posdatas

1. Dividir la cantidad de senadores del bloque propio sobre el número total del cuerpo, y ese resultado multiplicarlo por quince. Ese es el modus operandi mediante el cual se establece la conformación de las comisiones de labor parlamentaria, cuantos lugares corresponden a cada bloque.

Si uno toma la planilla donde constan las comisiones tal y como quedaron conformadas el día 3 de marzo pasado, parecería que la oposición contara con un bloque superior a los 42 integrantes. Ya que el número es tan amplio, no deberían tener ningún problema en conseguir quórum. ¿Es así? No es así. La fisonomía que rige las comisiones fue votada a mano alzada por escasas 37 voluntades entre las que se encuentran senadores de las más diversas agrupaciones políticas.

Cuando el kirchnerismo era mayoría de verdad –cerca de 41, 42 senadores propios bien articulados-, la táctica de la oposición era similar, “que primero ellos consigan el número para poder sesionar, y luego bajaremos nosotros”. La praxis es cualitativa, no cuantitativa, no dar quórum es perfectamente legal, y si hubiera que quitar dieta a cada legislador que no baja con retroactividad, Macri y De Narváez protagonizarían el descenso de nivel social mas pronunciado de la historia.

Acá el tema es que esos 37 solo sirvieron para repartirse los botines que significan las comisiones, no tienen ningún otro horizonte. El tema es que “la” oposición quiere pasar agenda sin tener en cuenta a la primera minoría, el Frente Para la Victoria, que con 32 senadores propios dobla en fuerzas a su más inmediato perseguidor (la UCR, con 16).

Ya que no les da el número, debieron acordar la conformación de las comisiones, no arrasarlas. Ya que no les da el número, no pueden tampoco querer imponer, con forceps, el hachazo al financiamiento del presupuesto re coparticipando este año el impuesto al cheque, como lo están intentando.

Es así de sencillo, depende de la buena voluntad, pero no de los senadores kirchneristas.

- - -

2. “Que barbaridad, para aprobar una ley se exige mayor consenso que para aprobar un DNU”. Error, y grueso.

La sanción de una ley depende de la voluntad conjunta de ambas cámaras legislativas. Su derogación, ídem. Los DNU son sancionados por el Poder Ejecutivo, el Presidente. El Congreso, lo que tiene a evaluación, no es su sanción, sino si lo deroga o no.

Y es justamente en razón de que una ley no puede ser derogada sino por el concurso tanto de senadores como de diputados; y de que los DNU son homologables a ley - tienen fuerza de ley, ejecutoriedad, hacen derechos adquiridos-, que no pueden ser derogados por una sola cámara.

Si un instrumento de naturaleza excepcional como el DNU -de ahí lo de “necesidad y urgencia”-, necesitara atar la suerte de su aprobación al mismo proceso complejo –no en el sentido literal, sino técnico del término-, ¿pues para que habría de consagrarse, constitucionalmente, con tales características?

- - -

PD1: Tarde pero seguro. ¡Fuerza, Balestrini!

PD2: Invitada personalmente a la Cumbre por la Seguridad Nuclear, sentada a su lado en el desarrollo de la misma y con reunión bilateral. CFK, recibida por lo alto en EEUU. Se ve que estamos descolgados del mundo. Sí, seguro, como no. Se puede engañar a algunos todo el tiempo; se puede engañar a todos algún tiempo; pero no se puede engañar a todos, todo el tiempo. Va para quien lo quiera tomar. Sórbanla, está bien adentro, y síganla sorbiendo.

miércoles, 7 de abril de 2010

Esto ya aburre, y aunque a Cabanchik le moleste este post se titula: Nuevo fracaso opositor

Resto del Senado insiste en no entender que Carlos Menem es (como cualquiera de los 37 paisanos -atados con alambre- de cada pueblo que la integran) un jugador fundamental en su híper precaria construcción. Si quieren contar con él, deberán, primero, asumir los costos de hacer visible que Menem es vital para sus intenciones, y segundo, darle la cuota de poder que merece cualquier senador con poder de veto. Resultó gracioso el discurso de Estenssoro, queriendo hacer creer que Menem no forma parte del mismo rejunte que ella. Si se aceptara eso por cierto -que no lo es-, pues ella misma concede que no tiene mayoría.

Aquí y en cualquier lugar del mundo, quien quiere llevar adelante sus proyectos en el congreso es responsable de sustentar el quórum. En tiempos en los que el Frente Para La Victoria era mayoría de verdad, la mecánica era similar: primero bajaba el FPV al recinto, y luego, una vez habilitada la posibilidad de sesionar, ocupaban sus asientos los obstruccionistas. Eso fue así para todas y cada una de las leyes que se aprobaron en el mandato de Cristina Fernández de Kirchner (
por ejemplo 1, por ejemplo 2). Si el oficialismo avanzaba con firmeza era por una razón cuantitativa (su mayoría era mucho más holgada que el escaso y variopinto número 37, entre 40 y 44, encima con alianzas); y cualitativa (un bloque homogéneo, sólido, estructurado), o sea, tenía con qué hacerlo. Resto del Senado no puede pretender avanzar cual si el FPV -primera minoría- no existiera, como quiere hacer con el reparto del cheque a las ineficientes administraciones provinciales. No es un tema de preferencias ni de dobles estándares: es lógica, pura y dura, simplemente no le dan las aritméticas. “La” oposición ha arrasado con todo lo que decía venir a reposicionar, las reglas, los modos, las formas. Se hizo, sin derecho, de mayoría de ocho a siete en todas las comisiones, en algunas se estiró a nueve a seis para hacerse del concurso de Menem, destituyó a una senadora designada en la bicameral de DNU´s, quien luego fuera repuesta por un tribunal. Lo que es un error es rotular la actual situación como “congreso paralizado”. Nada de eso, el congreso funciona, no dar quórum es una posibilidad otorgada a los legisladores.
Resulta que si Resto del Senado no da quórum cuando va a perder (tema pliego de Marcó Del Pont), tiene derecho a hacerlo, y encima rezongar y patalear contra todo y contra todos, porque no logra conciliar una postura respecto de dicho tema. Pero si es el oficialismo quien hecha mano a esa estrategia, lo que antes era legal –es legal en realidad-, se vuelve herejía. Así hacen también con el uso de los DNU –todos los presidentes constitucionales los usaron más que CFK, aún sin la ley que hoy rige el trámite de evaluación parlamentaria posterior del mismo-, o del veto –del cual abusa Macri, sin siquiera poder contestar porque lo hace cuando le preguntan, en la Ciudad de Buenos Aires-. Es el fenómeno psicológico de proyección, donde uno acusa al otro de lo que en realidad uno mismo hace o es. Binner es un ejemplo, que clama porque la nación le coparticipe más guita, cuando es el gobernador que más le escatima fondos a sus intendentes, como ya demostrara Conu. Algo parecido le pasó a Morales cuando se comió alta salsa de Boudou la semana pasada, acusando falsamente al kirchnerismo de todo lo que el gobierno que integró hizo. Hoy Morales, perturbado por tanta derrota del heterogéneo conglomerado que comanda –situación que lo tiene como gran culpable-, amenazó con pedir descuentos en las dietas de todos aquellos senadores que persistieran en no asistir a las sesiones. Le quedarán rémoras de otros descuentos que lo tuvieron como protagonista, tales los del presupuesto educativo y de salario a estatales y jubilados.

Otros que movieron a la risa con sus discursos fueron Rodríguez Saá y Cabanchik. El primero por su apelación a la defensa de las instituciones y los límites a las potestades del ejecutivo, cuando en San Luis, tanto él como su hermano, anterior y actual gobernadores, construyeron poco menos que un virreinato. A propósito, no dijo ni una palabra del conflicto docente que tiene a su provincia como la única que aún no ha comenzado las clases en ningún nivel. Tal como los medios dominantes de la capital, tanto que fueran defendidos cuando se debatía la ley de medios por sus descubrimientos de chanchullos “en provincias con medios locales feudalizados”. El segundo, porque solicitó a los medios no titular la crónica de la sesión aludiendo al fracaso de “la” oposición. Fabuloso, siendo que se reclamaba de la nueva ley de medios que a nadie se le ocurriese incluir ni una sola coma acerca de contenidos. Ahora, un senador de la nación, nada menos, sugiere titulares públicamente desde su banca. Seguro eso no merecerá críticas de ninguno de los editorialistas de los medios del establishment.

Lo concreto es que la "parálisis" continuará en tanto y en cuanto “la” oposición pretenda casi que cogobernar. ¿Qué es, sino intento de cogobernar, pretender recortar una fuente de financiamiento del presupuesto votado hace meses como lo es el impuesto a las transacciones financieras? Y otro tanto se podría decir del manejo de la deuda, del canje y demás, ítems, todos ellos, en los que Resto del Congreso quiere dirigir más que aportar. El sistema es presidencialista, el rumbo de la administración debe ser ordenado por quien comanda la misma, es sano que así suceda. Y aún si fuera un esquema de gobierno parlamentario, la iniciativa legislativa le cabe a los jefes de los ejecutivos en un porcentaje largamente superior al noventa por ciento en todos los países que han adoptado dicho sistema. Si Resto del Congreso quiere empujar una agenda de institucionalidad, otro será el cantar.
Por el momento, lo racional y lo que más respeta el sano ejercicio institucional, es la traba a todo este ridículo intento de saltar sancionando leyes que delimiten la gestión del gobierno. Y cuya única expectativa es que se frene la enorme recuperación que todos los números y análisis macroeconómicos serios demuestran habrá en 2010 (y otras cosas como que reventaron todos los centros turísticos en semana santa, seguramente por mucha gente que “no da más de lo que está pasando en el país”), resultado directo del hecho de que el gobierno no haya descargado los efectos de la crisis financiera mundial sobre las espaldas de los más débiles.

domingo, 4 de abril de 2010

El tiempo (y Fontevecchia, Stolbizer, Pagni) nos dan la razón

Jorge Fontevecchia es uno de los más lúcidos anti K. Está lejos del cualunquismo, el mediopelismo, el menefreguismo ideológico, el “me opongo a todo”, la antipolítica, el falso moralismo impostado. A veces comete deslices, pero mayormente no cae en pavadas como los libros de Marcos Aguinis y Luis Majul, o los comentarios híper lugar común de Magdalena o Nelson Castro. Fontevecchia sabe como con poner en aprietos con sus columnas.

Esta vez Jorge ha coincido con Segundas Lecturas en el análisis de cómo quedó el escenario parlamentario post 28J09. Decimos que ha coincidido porque la columna de Fontevecchia,
esta, es estructuralmente similar a una de fecha 21 de octubre de 2009 de este espacio, esta. Los derechos de autor del razonamiento bien valen un poco de egolatría.

Básicamente, la idea de que el parlamento “representa el 70 % de rechazo expresado hacia el kirchnerismo” en las últimas elecciones legislativas es una estupidez. Las renovaciones son parciales, mitad de diputados y tercio de senadores.

Es decir que persisten en el congreso resabios de las decisiones electorales de 2007 y aún de 2005, en los cuales el triunfo del kirchnerismo fue mucho más claro de lo que fuera su derrota de 2009. Y al respecto, dos anotaciones: la primera, que no es nada republicano decir que el gobierno debe oír solamente las voces de una parte de los mandatos democráticos conferidos, todos duran y valen lo mismo.

La segunda, que convendría medir mejor a que se le llama derrota en términos políticos. Alfonsín perdió en su momento ante el proyecto de la Renovación Peronista; Menem, frente al de la Alianza. ¿Quién le ganó al kirchnerismo? ¿De Narváez o Cobos? ¿Solanas o Reutteman? ¿Por qué personajes con similares “niveles de rechazo” a los de Kirchner, por caso Carrio y Macri, son tratados como ganadores?

Suponiendo que el kirchnerismo sea, como se dice, un 35 % de la población, ¿es lógicamente democrático pretender que ese 35 % intenso, sólido, coherente, cohesionado, estructurado en torno a un proyecto y un conductor, deba sentarse y callarse la boca ante un 65 % que no sabe ni a que ni a quienes responde, que es lisa y llanamente un berenjenal? Margarita Stolbizer también lo dijo y sin anestesia, “Kirchner conserva un liderazgo claro”. Convendría mejor revisar el concepto de mayorías en una democracia.

Por lo pronto, Carlos Pagni,
acá, por las dudas prepara el velorio –La Nación lo viene haciendo hace rato-, anunciando que Kirchner puede llegar a soñar con un triunfo según la fórmula constitucional “40 + 10 de ventaja sobre el segundo”, tanto porque hace todo para consolidar lo propio y recuperar lo recuperable –los desilusionados- con diversas medidas, como porque sus opositores ídem para no avanzar o perder lo poco que cada uno por sí solo representa.

No es por nada que se quiera atar de manos al gobierno, que se molesten cuando gobierna, y a favor de quienes lo hace.

jueves, 1 de abril de 2010

Fallos sobre reservas – Boudou vs. Morales – Un año sin Alfonsín

“(…) carencia de aptitud cognoscitiva del juez, que reviste una gravedad tal que vulnera las garantías constitucionales del debido proceso (…)”. Pavada de reprimenda le pegó la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso Administrativo a la pareja del juez Marinelli, la Dra. Rodríguez Vidal. Decidió, la juez de primera instancia, haciendo extensiva una medida, ya de por sí ilegal –no se pueden decretar cautelares, ergo inmovilizar, recursos del estado, según el artículo 165 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación-, sobre un decreto que ya estaba derogado. Como si un juez hoy decidiera sobre la base de la Constitución peronista del 49, ya derogada.

Burra, en otros términos, más elegantes, propios de sus investiduras, le dijeron los camaristas a la pareja del juez Marinelli. Y este comentarista adhiere. La cámara hizo lo que debía, cero consideraciones sobre oportunidad, mérito y conveniencia de la medida adoptada por la Presidenta. Competencia, la calificación de las bondades de la iniciativa, que correspondía a los legisladores, eso debieron haber hecho en vez de ir a correr a refugiarse bajo las faldas del/la juez que les sea más conveniente. Porque también aludió la Cámara a las maniobras que urden los opositores para saltear los sorteos de causas. Tanto que machaca la derecha con como la Presidenta esquivó las (horrendas) resoluciones judiciales, no dicen lo mismo de sus propias gambetas.

Algo similar viene pasando con la ley de medios, veremos por cuanto tiempo, el nueve de abril en la calle se va a hacer sentir el malestar del pueblo de verdad para con ese tema también. ¿Cómo era que dijo CFK? Se puede ser minoría parlamentaria, pero mayoría popular, en las calles. Por ahí va la cosa.

- - -

Boudou le pegó un baile de novela a Gerardo Morales el martes en el senado. Lo paseó como se le ocurrió, lo dejó como un principiante. O más bien, lo reveló como tal. Desde Segundas Lecturas hace tiempo venimos sosteniendo que gran parte de los éxitos del kirchnerismo en el senado en contra se deben a que la comandancia del conglomerado opositor la ejerce el tipo más incompetente que se recuerde en años, de la política argentina. Casi al nivel de su jefe en 2001, experiencia que también le recordó el ministro de economía.

La idea era discutir el uso de reservas, pero eso es cada vez más visiblemente indiscutible. Por ende, Resto del Senado intentó por todos los medios embarrar la cancha, yendo a temas que no hacían a la cuestión para la que fue citado. Empezando por la típica, el ya característico ADN de esta nueva derecha, la amenaza judicial, penal en este caso.

Baja el riesgo país, suben los bonos, el canje avanza en proporciones mayores al canje anterior, el supuesto déficit legal saldado. Con Carrió en Punta del Este –que raro-, no parecen sobrar los opositores en aptitud de imitar los frecuentes desvaríos mentales a que acude la ¿líder? de la Coalición Cívica para tratar de seguir frenando una medida que, a todas luces, se sigue revelando de excelencia. Si hasta Luis Juez manifestó haber cambiado de parecer respecto del uso de ese dinero que está al gas en el ex Vaticano argentino.

- - -

Un año de la muerte del político que más levantó el dedo para discursear en la historia reciente del país. Una pena que los correligionarios intenten construir una figura de Alfonsín que no fue tal: hombre de diálogo y consenso, solo para oponer esa figura a la del actual gobierno nacional. Alfonsín fue hombre de verba inflamada, de puño crispado, de discurso ideologizado al mango y polarizante al extremo, militante como pocos, político de raza.

El que acusó, en público, a la Rural de lo que son, golpistas, cuando la basura de Alchourron se creyó con derecho a indicarle como gobernar. El que dijo que Clarín era ejemplo de contra que debían luchar los argentinos. El que contestó en la cara a prelados y a Reagan en la mismísima Casa Blanca. El que sancionó la ley de divorcio y juzgó a las juntas, aún cuando le falló en Congreso Pedagógico y se dejó vencer con toda una plaza a su favor para impulsar la Obediencia Debida y el Punto Final. El que decía el pueblo, y no el odioso la gente. El que se desvivió por liberar a la política, el estado y la gestión pública de las presiones de los poderes fácticos. El que fue y vino, pero, a quien esto escribe al menos, le dejó un gran recuerdo.

Desde ya que rosqueó y acordó muchas veces, como el Pacto de Olivos, que nos legó la mayormente estupenda CN versión 1994. Curiosamente, en aquel momento, quienes hoy le ponderan, lo sometieron a una carnicería pública, por supuestos “pactos espurios” con el menemismo. Pero pintar si figura en tonos moderados es, por lo menos, chistoso.

Quizá no sea uno el más indicado para hacer un resumen correcto de Alfonsín. Pero, al menos, estas palabras carecen del inocultable sentido de utilización que de su figura se está haciendo desde que hace 365 días abandonó la vida.